finanzas personales

¿En qué me afecta la reciente implantación del nuevo registro retributivo?

Se trata de un registro que debe incluir los valores medios de los salarios, complementos salariales y las percepciones extrasalariales de la plantilla, desagregado por sexo y distribuidos por grupos, categorías profesionales o puestos de trabajo conforme lo establecido en el art 28.2 del Estatuto de los Trabajadores.El objetivo de esta norma es reducir la brecha salarial entre hombres y mujeres, la información que debe incluir es del año natural, ahora mismo todos los autónomos, pymes deben de disponer del registro retributivo del año 2020 y tenerlo disponible para los representantes de los trabajadores, Inspección de trabajo y en empresas sin representantes se debe disponer de un registro limitado donde figuren las diferencias porcentuales en las retribuciones promediadas de hombres y mujeres a disposición de los trabajadores.En el caso de haber diferencias, en una empresa de al menos 50 trabajadores, el promedio de las retribuciones de un sexo superior a los del otro en un 25% o más, se debe justificar de manera razonable los motivos y demostrar de manera objetiva la causa de la diferencia y la vinculación que va a tener a partir de ahora en la concesión de ayudas.Las empresas deben de ser conscientes de los riesgos económicos que conlleva no disponer de dicho registro retributivo en caso de inspección o demanda, las empresas que incumplan se enfrentan a sanciones de 626,00€ a 187.515,00€ en caso de incurrir en discriminación salarial, estando a la espera del criterio de Inspección de trabajo.La mayor carga recae en las microempresas que tienen uno o dos empleados que desconocen los deberes que supone esta norma y que igualmente están expuestas a sanciones.Aunque las empresas han tenido 6 meses para implantarlo desde la aprobación del RD, el propio Ministerio de Trabajo no ha facilitado la herramienta (IR!) hasta el pasado 15 de abrilAunque las empresas han tenido 6 meses para implantarlo desde la aprobación del RD, el propio Ministerio de Trabajo no ha facilitado la herramienta (IR!) hasta el pasado 15 de abril.Al igual que con lo que ya ocurrió con el registro de jornada se espera que pueda haber cierto margen de adaptación, pero una vez pasado el periodo se podrá imponer la sanción máxima si se comprueba que dicha omisión tiene como fondo ocultar una situación discriminatoria.Por una parte, el problema del desconocimiento de la obligación de la norma se debe a que el 90% de las empresas son pequeñas y los empresarios no les cala la importancia de las medidas en materia de igualdad y muchas de ellas no están preparadas para elaborar ese documento.