Fraga

O Chiclé a prisión, chacha para todo y Fraga sin estatua

La lucha burocrática con la ley autonómica y la local encima de la mesa derivó en un conflicto que acabó con el corte de luz y de agua por parte del Concello, medida que finalmente hizo desistir al circo de quedarse en Vilagarcía.Otro pulso con Ravella de protagonista fue el de la Festa da Ameixa, que quería que se celebrase una verbena en la playa y el Concello no le daba permiso aludiendo a los graves perjuicios que el paso de los camiones y las miles de personas que se preveían en la zona causarían al medio, imponiéndose al final este argumento.Si de polémicas hablamos no se puede dejar atrás la que se mantuvo durante semanas en Cambados con motivo de la instalación de una estatua con la figura de Manuel Fraga sosteniendo una copa en la mano y ofreciendo un brindis en su condición de Gran Mestre do Albariño.