galica

Galicia mejora el saldo migratorio con otras autonomías en la pandemia

La pandemia del coronavirus ha modificado no solo las costumbres y hábitos de vida, sino los lugares de residencia de los españoles que en algunos casos han elegido Galicia para establecerse, con lo que la comunidad se ha convertido en la tercera con mejor saldo migratorio con el resto de España.Según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la comunidad gallega tuvo un saldo positivo de 818 personas en el primer semestre del año pasado, lo que supone alcanzar en solo seis meses casi el nivel registrado en todo el ejercicio anterior, con 891.Y esto en un contexto en el que las restricciones de movilidad por el Covid-19 han producido "una reducción de los flujos migratorios tanto exteriores como dentro de nuestras fronteras", tal y como destaca el INE.Con este saldo se sitúa solo por detrás de la Comunidad valenciana y Castilla-La Mancha, cuyo intercambio migratorio con el resto de España supuso una diferencia a favor de estas comunidades de 1.693 y 1.359 personas, respectivamente.En el otro extremo se encuentran la Comunidad de Madrid y Cataluña, con un saldo migratorio con otras autonomías de -1.264 y -1.524, respectivamente.Los datos del primer semestre confirman una recuperación que se inició en 2018, después de cinco años en el que el saldo de intercambio de población con otras comunidades fue negativo para Galicia.Antes de la irrupción de la pandemia del coronavirus, en 2019, Galicia recibió 891 personas más de las que marcharon a instalarse en otras comunidades, una cifra que está lejos de la de diez años antes, con 2.182, pero que será superada en 2020, a juzgar por la evolución producida en los seis primeros meses del año.Estas cifras reflejan las variaciones residenciales registradas en el padrón municipal y, de momento, son provisionales, aunque muestran una tendencia de la comunidad gallega a consolidare como receptora de habitantes dentro de España.Pero será necesario que los datos sean sometidas, posteriormente, a un tratamiento estadístico "para estimar de forma más precisa los movimientos migratorios", tal y como explica el INE.En los años anteriores, sobre los que ya hay datos definitivos, los intercambios con el resto de España no eran tan positivos.