Las alarmas expulsan de Valga al ejército napoleónico en la Batalla de Casaldeirigo

|

En una de las batallas con más combatientes de los últimos años, los vecinos de Valga, con la colaboración de las alarmas llegadas de otros puntos de Galicia como Pontecaldelas, Pontesampaio o San Antonio de Mos, lograron expulsar al poderoso ejército napoleónico de sus tierras.
La recreación de la Batalla de Casaldeirigo reunió ayer en Valga a doscientos combatientes que, perfectamente ataviados para la ocasión, ofrecieron todo un espectáculo guerrero en el que no faltó detalle y en el que el realismo fue una nota predominante durante el transcurso de la batalla. 
Antes del incruento enfrentamiento, ambos ejércitos posaron para seguir con respeto los protocolos de los izados de banderas, la interpretación de los correspondientes himnos y la revisión de las tropas por parte del alcalde de Valga, José María Bello Maneiro.
Acto seguido, cada uno de los bandos se situó en el lugar que le correspondía al tiempo que se escuchaban proclamas, vítores y desafíos. A colectivos como los ya mencionados se sumaron los de A Bugalleira, Amigos da Troula, Asociación Cabalar de Valga, Escola de Teatro de Valga, Asociación Parroquial de Carracedo, Cantos de Taberna y Musical, todos ellos bajo la organización del Concello de Valga y de la asociación Héroes de Casaldeirigo.
Las cargas de los fusiles y el estruendo de los disparos pusieron en alerta a unos vecinos que utilizando aperos de labranza y las pocas armas a las que tenían acceso fueron nivelando una batalla que dejaba tras de sí un reguero de cadáveres.
Tras la recreación, vecinos y “franceses” recuperaron la camaradería y se citaron  para que el próximo año la Batalla de Casaldeirigo vuelva a ser un espectáculo imperdible.
Representación teatral 
Una de las novedades de la presente edición fue que después de la recreación de la batalla, quince vecinos representaron en Casaldeirigo la obra de teatro titulada “Unha aldea guerreira”, escrita por una joven autora de 16 años, Marcela Rodríguez, vecina del lugar de Gándara, en la parroquia de Cordeiro.
La trama comienza con dos niños escuchando a su abuelo historias de miedo. Como estos cuentos les asuntaban, le pidieron que dejara a un lado el terror y les contara otras cosas más amables. Así, a través de la imaginación de los niños, el abuelo se enfrasca en la historia de la batalla de Casaldeirigo, algo que a los niños les parece increíble y que solo podría ser el fruto de la imaginación de su abuelo.
Sin embargo, mientras duermen ambos sueñan con ser los protagonistas de la historia y hacer frente cuerpo a cuerpo con el ejército francés.
Los padres de la autora del texto forman parte de la asociación Héroes de Casaldeirigo y desde muy pequeña ha participado en la recreación de este momento histórico. Su obra, dirigida por Manuel Solla y representada ayer, resultó todo un éxito y fue muy aplaudida. l

Las alarmas expulsan de Valga al ejército napoleónico en la Batalla de Casaldeirigo