Rodríguez dice que el inicio de 2018 confirma que el pacto de PP-SAL es “papel mojado”

El polígono de Nantes debería estar recepcionado a 30 de diciembre, según recoge el pacto de gobierno | g.s.
|

La concejala no adscrita, Vanessa Rodríguez, criticó ayer los incumplimientos de dos de los puntos del pacto de gobierno en cuanto a los plazos marcados en el documento y apuntó que demuestra que no era más que papel mojado y que no se cumpliría. La mayor parte de los acuerdos recogidos en aquel documento tenían fecha de ejecución de mayo de 2019, solo un par de cuestiones tenían de plazo el fin de 2017. Se trata de la recepción del polígono industrial de Nantes y de la firma de un convenio con las diferentes administraciones para la rehabilitación del Pazo de Quintáns. Y es que sobre este hecho ya hizo hincapié la representante de Sanxenxo Independientes (SI) en el Pleno del pasado miércoles, donde dijo que “como jefe de la oposición, al señor Telmo Martín hablar le salía gratis y así se dedicaba a decir barbaridades como por ejemplo, la de que si el fuese alcalde tendría el polígono funcionando en 3 meses. Lo cierto es que cuando tuvo que ponerlo por escrito en el pacto entre PP y los 3 concejales de SAL, ya fue más prudente y se marcó el 31 de diciembre de 2017, 6 meses; plazo que ahora también se incumple”.
Junto a este incumplimiento de los actuales gobernantes, se suma el del Pazo Quintáns, para el que acordaban la firma de un convenio que permitiese su rehabilitación antes de finales de 2017 entre el Ministerio de Fomento, la Xunta de Galicia, la Diputación de Pontevedra y el Concello de Sanxenxo; firma que hasta el momento no se ha producido. A este respecto, la edil no adscrita manifiesta que “como ya dije en alguna ocasión, Telmo Martín pierde fuelle y se atribuye más contactos políticos de los que realmente estamos comprobando que tiene”. Rodríguez Búa está convencida de que estos incumplimientos no van a hacer peligrar el pacto de gobierno, ya que los tres concejales de SAL “ni siquiera se van a inmutar, porque saben que no tienen peso alguno”.

Rodríguez dice que el inicio de 2018 confirma que el pacto de PP-SAL es “papel mojado”