Al fin llegó la cuarta seguida

Carabán derriba a Julio Rey en la acción que originó el primer penalti transformado por Pedro Beda | jose luiz oubiña
|

El Arosa logró su cuarta victoria consecutiva en liga, la séptima en nueve partidos, al derrotar al Estradense en A Lomba por 2-1 con goles de penalti del brasileño Pedro Beda. El equipo de Rafa Sáez iguala un registro que se le resistía al club en Tercera desde la última temporada del ascenso a Segunda B, la de 1992-1993. Esta vez cayó la cuarta seguida. Sufrida. Sobre todo porque el Estradense fue un auténtico hueso. De hecho todo hacía pensar que el partido acabaría en empate cuando llegó la acción del segundo penalti, con derribo sobre Joel Sanabria de Martín Sánchez. Beda en el 87 volvió a engañar al caldense Adrián Cascallar y dio una alegría a los más de cuatrocientos espectadores que se dieron cita en A Lomba, y que se marcharon satisfechos porque su equipo, aún en una tarde sin brillo, sigue líder una semana más y ahora mismo, con 21 puntos, tiene el mejor registro de entre los dos grupos de la Tercera Gallega.

No pasará a la historia el partido de ayer como uno de los mejores de los arlequinados esta temporada. Es algo que no puede enmascarar el resultado. El Estradense, que se presentó en Vilagarcía con sus camisetas rojas y tuvo que jugar con la segunda equipación del Arosa, la negra, consiguió neutralizar al líder durante muchos minutos del partido.

Y eso que las cosas empezaron mal para los visitantes. Cuando Mon desatascó una de las múltiples acciones de disputa en mediocampo con un envío largo a banda derecha sobre Beda, el brasileño dio continuidad a la jugada sirviendo un pase sobre el desmarque de Julio Rey, que fue derribado en el área por el central Carabán. Solo iban ocho minutos cuando Pedro Beda hizo el 1-0 desde los once metros.

Lejos de acusar el mazazo, el Estradense se mantuvo fiel a su plan, de presionar alto y ahogar a los locales en mediocampo. Fruto de esa presión los visitantes recuperaron el balón al cuarto hora en campo rival, Brais Vidal jugó por dentro con Porrúa, que entre líneas se sacó un gran pase sobre el desmarque de Piñeiro, que no perdonó en el mano a mano. Trecientos minutos después el Arosa veía como se abría el candado a su portería a pies de un exarlequinado. Piñeiro, que pasó por la cantera del Arosa, donde debutó en Tercera siendo juvenil, no celebró el gol a su exquipo.

El 1-1 espoleó más si cabe al conjunto entrenado por Alberto Mariano, que como anunció en la previa no vino a especular a A Lomba.

Al Arosa le costó sacudirse la presión, no estuvo cómodo, pero llevó peligro a balón parado. Campillo conectó un cabezazo en el segundo palo en un córner lanzado por Mon, pero Adrián Cascallar respondió con un paradón jugándose el físico contra el poste. Después atrapó un remate de cabeba de Javi Otero en otro córner.

Brais Calvo, Juanín, Piñeiro y Porrúa mantenían en jaque a los zagueros locales, pero en los últimos diez minutos de la primera parte el Estradense bajó enteros en el aspecto físico y el Arosa pudo dominar, generando llegadas pero no ocasiones de gol. Rafa Sáez hizo un cambio en el descanso. Javi Fontán sustituyó a Javi Piay en el lateral derecho.

El Estradense en la segunda parte siguió siendo un equipo incómodo, que tuvo el control del partido, sin dejar progresar al Arosa en campo contrario y desplegándose a la contra con velocidad y determinación. Avisaron Brais Calvo y Piñeiro, los mejores de su equipo. Y llegó la polémica, en una caída del propio Piñeiro en área muy protestada por los visitantes.

Al Arosa le faltaba energía y fluidez, pero mediada la segunda parte dio un aviso. En una incorporación de Javi Fontán por la derecha, cuyo centro al segundo palo remató de cabeza demasiado cruzado Róber, para lamento del público.

Movió por segunda vez ficha Rafa Sáez al dar entrada a Joel Sanabria, pasando a jugar con dos puntas. Aunque se hizo esperar, llegó el arreón final de los locales, coinciendo también con un triple cambio en el Estradense. Apretó el Arosa con la convicción de un líder ambicioso. Primero avisó Beda tras una diagonal desde al derecha de Julio. Y en el 86 conectó el brasileño por dentro con Róber, que filtró un gran pase a Sanabria, derribado por Martín cuando se disponía a rematar dentro del área. Pedro Beda no perdonó de nuevo desde el punto fatídico. Acto seguido Rafa Sáez introdujo un doble cambio, dando entrada a Pedro García y Sidibé en el doble pivote. Eso le permitió defender los últimos diez minutos (el partido se fue hasta el 96) sin sobresaltos. Tras el 2-1 lo único rescatable fue el susto que protagonizó Joel Sanabria, que se cayó encimado por un rival en la peligroa zona de banquillos y se hizo daño en una pierna. Aunque no fue a mayores.

Al final, aún sin jugar bien por mérito del rival, el Arosa vuelve a ganar. Suma y sigue, al igual que Beda, que ya lleva 6 goles. El domingo A Lomba se vestirá de derbi, ya que llega el Ribadumia de Luis Carro. Solo unos dias antes de citarse con el partido más emblemático de su historia, en la Copa del Rey ante el Cádiz. 

Al fin llegó la cuarta seguida