La huelga de transporte afecta a más 67.000 escolares

Varios pasajeros esperan en una estación de autobuses de A Coruña sin autobuses en el andén | javier alborés
|

La Xunta cifró en un 65% el incumplimiento de los servicios mínimos del transporte escolar –establecidos para el 100% de las líneas de la comunidad–, de modo que, según sus datos, hasta 67.500 escolares se vieron afectados por la huelga de autobuses.

En lo relativo a líneas regulares, la Consellería de Infraestruturas maneja datos provisionales proporcionados tan solo por parte de las empresas de transporte que sitúan en el 40% el seguimiento del paro, pero reconoce que la afección a los servicios fue mucho mayor porque “diferentes piquetes están vulnerando los derechos de los trabajadores impidiendo la salida de autobuses de las estaciones”.

Incumplimiento

En este caso –en el que los servicios mínimos alcanzan al 40%–, el departamento que dirige Ethel Vázquez apunta también a un “elevado grado de incumplimiento”, cercano al 75%. En este contexto, la consellería ha emitido un comunicado de prensa en el que llama a “la responsabilidad en el cumplimiento de los servicios mínimos” en la huelga y al “respeto a los derechos de los trabajadores y las necesidades de los escolares”.

Infraestruturas destaca que mantiene su “oferta de diálogo” a las centrales para analizar los aspectos laborales del plan al que se oponen, y su disposición, asimismo, a estudiar “las propuestas” de la patronal.

Además, emplaza a los empresarios del transporte a negociar con los trabajadores la renovación de los convenios colectivos, que tienen carácter provincial.

La Xunta negó además que la reordenación de las líneas de autobús vaya a suponer una reducción de 1.000 empleos, como denuncian los sindicatos, que tienen convocada una huelga que se inició este martes y continuará este miércoles.

La consellería garantizó que el nuevo plan de transporte público “permitirá mantener los puestos de trabajo” en el sector al prever en su aplicación la subrogación de los trabajadores.

Mantiene su oferta de diálogo a los trabajadores y a los empresarios, que este lunes le dieron plantón al decidir finalmente convocarlos por separado.

La primera fase del plan responde, según destaca el departamento de Ethel Vázquez, a las renuncias de compañías a seguir prestando más de 500 líneas a partir de agosto, “poniendo así en riesgo los empleos”.

Integración

Por otra parte, sobre la integración del servicio escolar –un 10% de las líneas– en el transporte regular, defiende que “permite mejorar la movilidad de las personas del rural, al posibilitar el uso de las plazas libres de los autobuses escolares manteniendo intactos los servicios a los alumnos y aumentando el número de cuidadores”. En concreto, cifran este incremento en 146 puestos.

Asegura, tras reunirse Vázquez con Confapa y Anpas Galegas, que el incremento del número de paradas anunciado “no afectará a las actuales rutas escolares, sino que supone que, al poder subir al autobús escolar”.

La huelga de transporte afecta a más 67.000 escolares