Rafael Louzán: “A prudencia foi o noso camiño nos últimos meses”

Rafael Louzán y el secretario federativo Diego Batalla en el sede del Arosa en el año 2019 | G. Salgado
|

Los responsables de la Federación Gallega de Fútbol, con el ribadumiense Rafael Louzán a la cabeza, comparecieron ayer para explicar la situación en la que se encuentra ahora el fútbol gallego tras la paralización del inicio de las competiciones autonómicas y para explicar lo sucedido en torno a algunas polémicas las últimas semanas. “Somos conscientes do momento que estamos a vivir, a prudencia foi o noso camiño nos últimos meses”, dijo el mandatario sobre el hecho de que la Federación Gallega sea la única en España, junto a Aragón y Navarra, que no se puso en marcha esta temporada marcada por la pandemia.

Louzán repasó algunos hechos que aclaran los pasos que fueron dando los últimos meses para tratar de poner en marcha la actividad con la máximas garantías. 

Dijo que en octubre hubo una reunión con los clubes de Preferente en la que “máis dun 60 %” estuvieron de acuerdo en poner comenzar la liga a partir de enero. Y eso fue lo que trató de hacer la Federación una vez que la Xunta aprobó el protocolo para el fútbol en diciembre.

Diseñando medidas anticovid (test y mascarillas), “somos a única Federación en España que o fixemos” recordó el ribadumiense, poniendo en valor la ayuda al cribado que ha realizado el fútbol en Galicia, “con máis de 55.000 test de antíxenos realizados”. 

Fueron 206 los equipos que se apuntaron, entre Preferente y las máximas ligas autonómicas de base, “as que están inmediatamente por debaixo das nacionais en marcha”. Equipos que ahora deberán esperar “dous ou catro semanas” para ver como evoluciona la tercera ola del Covid-19 y saber si hay posibilidades de poner en marcha las ligas o se apuesta finalmente por la cancelación.

“Estamos barajando ya un plan C”, dijo el secretario Diego Batalla. “Puede que se tengan que solapar con la próxima temporada si nos vamos al mes de julio”, pero de momento son todo conjeturas. La Federación trabaja en todos los escenarios posibles. Hoy Louzán tiene reunión junto a los demás presidentes territoriales con el máximo mandatario del fútbol español, Luis Rubiales, en la que se abordarán cuestiones relativas al reparto económico de los derechos de televisión y también se aprovechará para despejar dudas. Las competiciones de ámbito nacional siguen adelante. Louzán apuesta porque se completen a pesar de  la situación actual de la pandemia. Sobre la mesa en la reunión estará si se modifican los 8 descensos pautados en Tercera  en caso de que no se ponga en marcha la Preferente. Así como cuestiones relativas a la reducción de aforos en los campos.

Tema económico
En su comparecencia, los responsables del fútbol gallego contestaron a las acusaciones de un regidor municipal de querer poner en marcha las competiciones por mero interés económico. En este sentido el propio Louzán explicó que la Federación se anticipó a la crisis provocada por la pandemia al solicitar un ERTE hace diez meses, dijo además que no se cobró ni un euro a ninguno de los clubes que se apuntaron para competir en concepto de licencias, tan solo pagaron la parte correspondiente al seguro para tener cobertura médica en caso de lesión mientras entrenaron las últimas semanas, unas cuantías que devolverán.  La portavoz federativa, Silvia Cancela, pidió al regidor en cuestión, al que no nombró, “que se documente mejor”.

El presidente de la Federación Gallega dijo que su obligación, como la de sus homólogos de otras federaciones autonómicas que pusieron en marcha deportes como baloncesto o balonmano, es “traballar para que os clubes que queren podan competir”, y recordó que fueron bastantes los que así lo solicitaron.

Rafael Louzán: “A prudencia foi o noso camiño nos últimos meses”