Roban en una peluquería y en un gimnasio de Ribeira y causan perjuicios por más de 5.000 euros

Los cacos, que entraron tras romper los cristales, forzaron la máquina de bebidas | Chechu
|

Los amigos de lo ajeno volvieron a dejarse caer por Ribeira. Fue en dos negocios ubicados en la céntrica Avenida Miguel Rodríguez Bautista, en donde también esta situada la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía. Se trató del Gimnasio Cardalda y de la Peluquería Model, ubicados ambos en los bajos del edificio número 46. El suceso tuvo lugar en torno a las once y media de la noche del martes y no fue hasta la medianoche en que uno de los vecinos, que había salido para irse a trabajar, se percató de lo sucedido cuando bajó de su vivienda para ir a trabajar al mar y se encontró con que estaban rotos varios cristales de una de las hojas de las puertas de cada local.


De inmediato, ese vecino contactó con la propietaria del salón de belleza, Encarna González, para avisarle de lo que había sucedido, y fue ella la que avisó al gerente del gimnasio, José Cardalda, y también a la Policía Nacional. Al parecer, los ladrones se colaron por el hueco que abrieron en sus puertas de entrada al romper los cristales. A Continuación, en el caso del gimnasio reventaron la parte de la máquina dispensadora de bebidas en la que estaba el dinero de la recaudación, que ascendía a unos 400 euros, así como el cambio del monedero, había casi 97 euros. Además, se llevaron el cambiador de monedas que había en la referida máquina, valorado en 1.000 euros. De igual modo, los cacos se llevaron un ordenador portátil valorado en 700 euros y rompieron una katana que carece de filo, en cumplimiento de la normativas sobre armas. En la peluquería usaron el mismo modus operandi para entrar, y una vez dentro se dirigieron a la máquina registradora, de la que sustrajeron 50 euros que la dueña había dejado para cambio, y dejaron todo bastante revuelto. Los afectados por estos robos indicaron que todo ello, sumado a los desperfectos ocasionados, elevan los perjuicios sufridos a más de 5.000 euros.


Por la noche ya acudió una patrulla de la Policía Nacional, que precintó las entradas a los establecimientos que fueron escenario de los robos. Ya por la mañana acudió la unidad científica de la comisaría ribeirense, que estuvo recogiendo huellas y otras pruebas que puedan ayudar en la investigación y esclarecimiento de estos sucesos. También se están solicitando las imágenes de las cámaras que pudiera haber en las inmediaciones por si permitieran identificar a los autores de los hechos. Algunas fuentes indicaron que el hecho de que los ladrones se dejasen cosas sin robar les hace pensar que pudieron huir ante el temor de ser descubiertos por alguien. De hecho, apuntan que la salida a la calle del vecino que alertó pudo ser providencial para que los cacos no se llevasen un mayor botín.

Roban en una peluquería y en un gimnasio de Ribeira y causan perjuicios por más de 5.000 euros