Unos 2.000 inmigrantes llegan en 40 pateras durante el fin de semana

El buque de Salvamento Marítimo Salvamar Menkalinan, a su llegada al muelle de Arguinegín | patricia urquijo
|

La llegada de en torno a 40 barcas que transportaban a casi dos millares de personas disparó este fin de semana la cifra de inmigrantes acogidos en Canarias, que se había intentado aliviar días atrás con vuelos fletados para trasladar a la península a muchos de los que ya había en las islas.

Solo a lo largo del sábado, un día después de que visitaran el archipiélago para interesarse por el problema el ministro y la comisaria europea de Interior, Fernando Grande-Marlaska e Ilva Johansson, unas 20 embarcaciones dejaron un saldo de casi 1.100 inmigrantes, entre ellos uno que llegó muerto a El Hierro junto a varios que fueron hospitalizados.

Según las cifras del 112 de Canarias una vez completados los recuentos en tierra, los servicios de emergencia del archipiélago atendieron el sábado a 1.096 personas llegadas a las costas o rescatadas por Salvamento Marítimo en el Atlántico: 643 en 16 barcas en Gran Canaria, 271 en dos cayucos en Tenerife, 159 en un cayuco y una patera en El Hierro y 23 en una barquilla en La Gomera.

La afluencia de inmigrantes prosiguió luego y casi 600 inmigrantes más arribaron a la región entre la noche del sábado y las primeras horas de la mañana del domingo, a bordo de tres pateras que llegaron de madrugada a Gran Canaria por sus propios medios y dieciocho más conducidas a esta isla por barcos de la Guardia Civil o Salvamento Marítimo

También siguieron arribando más barcas durante el día de ayer. En este sentido, Aday González, responsable insular del área de Inmigración de Cruz Roja, señaló que en el propio muelle se acogía ya a mitad de día a 1.570 personas y estimaban que podrían aumentar hasta 2.000 o 2.500 al acabar el fin de semana. “Poco más hueco hay”, apuntó González.

El cómputo de pateras y cayucos del fin de semana en las islas no se cerró todavía. 

Por otro lado, varios cientos de personas se manifestaron en la jornada del sábado por las calles de Arguineguín (Gran Canaria) para pedir medidas inmediatas al Estado para la gestión de la crisis migratoria que afecta a Canarias y el cierre del campamento de migrantes del Muelle, donde actualmente hay más de 1.000 migrantes hacinados.

Según informó ayer el Ayuntamiento de Mogán, se trata del segundo sábado en el que los vecinos salen a la calle con esta protesta organizada por la Cofradía de Pescadores de Arguineguín.

Unos 2.000 inmigrantes llegan en 40 pateras durante el fin de semana