El jefe de la Policía Nacional dejará la Comisaría de Vilagarcía tras lograr una plaza en A Coruña

Emilio Rodríguez durante su acto de presentación | gonzalo salgado
|

El jefe de la Policía Nacional de Vilagarcía dejará la Comisaría de A Marina tras lograr una plaza en A Coruña. La marcha puede retrasarse un tiempo, ya que Emilio Rodríguez pretende continuar en el puesto en comisión de servicio mientras no se cubra la plaza de jefe en la capital arousana.

Una petición que todavía tiene que autorizar la Dirección General de Policía y que tiene como objetivo mantener la estabilidad en una Comisaría que, a lo largo de estos años, ha sufrido varios cambios tanto en los mandos como en la plantilla rasa.


Emilio Rodríguez es el tercer jefe que tiene la Comisaría de Vilagarcía en apenas un año y medio. A finales del verano de 2015 se produjo la marcha de José Manuel Lorenzo, que llevaba diez años en el puesto y que pasaba así a segunda actividad. Fue sustituido en el cargo por el segundo al mando de la Comisaría, Javier Piñeiro, un relevo que siempre se vio como temporal. Tras sacar la plaza a concurso y quedar desierto, en una segunda convocatoria se procedió a la designación de Emilio Rodríguez, que el 12 de mayo de 2016 fue presentado en un acto público que tuvo lugar en la Comisaría.

Rodríguez llegó a la Comisaría con una trayectoria tras de sí que ya marcaban su diferencia con respecto a sus antecesores inmediatos en el cargo. Durante una fructífera etapa estuvo al frente del Greco en Pontevedra, donde llevó a cabo operaciones tan conocidas como “Visillo” (con “el Mulo” como detenido), “Tabaiba” o “Albatros”.

Un perfil a pie de calle
Un bagaje que ofrecía a Rodríguez Ramos un conocimiento sobre la zona. Pero el jefe de la Comisaría se mostró desde el primer momento consciente de que el trabajo que iba a realizar en A Marina era muy diferente al que había desarrollado hasta entonces.
El propio Rodríguez manifestó durante su presentación pública que sus esfuerzos se centrarían, como jefe de la Comisaría, en reforzar la seguridad ciudadana. Y ya en el cargo, dio desde el primer momento muestras de un cambio con un perfil más a pie de calle que el que se había ejercido desde la jefatura de la Policía Nacional vilagarciana en los años previos.

Emilio Rodríguez se situó a pie de calle y al frente de operativos de seguridad ciudadana en las intervenciones más complejas, como en la fuga por los tejados de “Bicho”, o en otras de carácter peliagudo, como la inspección que se realizó en Fexdega tras la caída de un mostrador que causó heridas a tres niños. También marcó diferencias a nivel interno, lo que tuvo una buena acogida entre los representantes de la plantilla. Convocó a los sindicatos a los pocos días de acceder al puesto y se mostró consciente de las carencias de la plantilla, defendiendo ante instancias superiores la necesidad de reforzar el número de agentes en la Comisaría de A Marina. Recientemente acudió al Concello para preparar junto al alcalde y la jefa de la Policía Local, María del Carmen Roca, la campaña de verano. Su marcha todavía no tiene fecha. l

El jefe de la Policía Nacional dejará la Comisaría de Vilagarcía tras lograr una plaza en A Coruña