El cuadro de Castelao “A derradeira leición do mestre” desata la polémica a su llegada a la Cidade da Cultura

Las autoridades presentan en el acto observan como se desembala el cuadro | lavandeira jr (efe)
|

La llegada de la obra “A derradeira leición do mestre” de Castelao, que se podrá ver por primera vez en Galicia, tampoco esquivó la polémica con la que los restos de su autor llegaron a Galicia en 1984 para descansar en el Panteón de Galegos Ilustres.
En un acto “histórico” y cargado de simbolismo y que se presumía protocolario, fueron las denuncias de los grupos de la oposición, singularmente En Marea y el BNG, sobre las “ausencias” en el discurso del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo sobre el significado del cuadro las que marcaron el desencuentro.
Núñez Feijóo incidió en la importancia del cuadro y en el carácter simbólico e histórico de la obra tanto por su autor, como por la calidad y, desde luego, por la temática, “la lección histórica, el homenaje a los profesores”.
Para el presidente gallego, la pintura de Castelao representa “la defensa de la educación frente al fanatismo” y muestra que “la educación en libertad es el medio para promocionar los valores democráticos” y supone, además, una “advertencia para que nunca más” puede suceder algo similar.
Núñez Feijóo aseguró que la Galicia que Castelao quería “solo se podía soñar” cuando pintó la obra y opinó que “por fortuna” ese sueño está en buena parte representado en la Galicia de ayer en día, en la que la educación juega un papel “fundamental”.

Reconciliación
La llegada de esta obra y la exposición son pues, dijo, un acto “histórico y simbólico” que reconcilian a los gallegos con la justicia y les hace sentirse “más gallegos que nunca”.
Al término de su discurso, el único institucional previsto, los portavoces de los grupos también han hecho declaraciones.
El primero de ellos Luís Villares (En Marea) quien, levantando la voz, ha querido “completar” el discurso de Núñez Feijóo con “cosas que se dejaron de decir”.
“La figura del profesor en la obra fue asesinada y aquí no se dijo y es Alexandre Bóveda”, clamó Vilares, que pidió que se salden las “cuentas pendientes” con las personas “asesinadas, humilladas y violadas” y reclamó una sepultura digna para las personas en las cunetas.
Acompañado en el acto por la diputada de En Marea Ánxeles Cuña, nieta de Alexandre Bóveda, que no quiso fotografiarse con las autoridades, Villares pidió también la anulación de los juicios sumarísimos durante el franquismo y la devolución de los bienes objeto de “rapiña” por los franquistas, como el Pazo de Meirás.
A continuación, Ana Pontón (BNG) reividicó el “valor” de Castelao, “que fue nacionalista y que sufrió exilio”, en el que falleció, y insistió en que quien está en la obra es Bóveda.
“Y no hacer un reconocimiento de la realidad es ofensivo”, aseguró la dirigente nacionalista, que afirmó que le había transmitido a Núñez Feijóo el mismo mensaje, porque es preciso conocer la realidad y no vivir “más episodios de manipulación”.
Por su parte, Xoaquín Fernández Leiceaga (PSdeG) señaló que se trata de una obra con un significado “abierto”, en la que hay quien identifica al profesor con Alexandre Bóveda, “que es factible”, o también quien la interpreta como “un homenaje a los maestros asesinados y represaliados por el fascismo” durante el golpe militar y el franquismo. En cualquier caso, dijo, se trata de una obra muy relevante para Galicia y destacó la necesidad de seguir cumpliendo y profundizando en la ley de memoria histórica. l

El cuadro de Castelao “A derradeira leición do mestre” desata la polémica a su llegada a la Cidade da Cultura