Los hoteles de Vilanova piden ayudas y Durán los acusa de “extrema izquierda”

Los empresarios con estos negocios en la localidad entregaron ayer un escrito en el registro municipal | gonzalo salgado
|

Representantes de nueve hoteles de Vilanova entregaron ayer por registro en el Concello un escrito en el que proponen y demandan medidas de apoyo al sector, que ante la retracción del turismo por la Covid-19 padece también los efectos del frenazo de la economía. El alcalde, Gonzalo Durán, conocía poco después el escrito y, muy molesto, achacó esta demanda a una “maniobra política” de la “extrema izquierda”.


Los representantes de los hoteles Alpina, Bradomín, Dinajan, Frankfurt, Hermida, Lago, Leal-La Sirena, Luz de Luna y Torres, “representando á práctica totalidade dos hoteis e hostais de Vilanova dados de alta no rexistro de Turismo da Xunta”, entregaron a mediodía el documento. En él hablan de sus cuentas “mermadas en máis dun 70 %, mesmo nalgún caso con resultado negativo” en la temporada de 2020, debido a la pandemia.


Recuerdan que el presidente de la Xunta anunció “axudas ao sector e animou, con moita sensatez, aos concellos a condonar durante o presente ano os impostos e taxas municipais” a este tipo de establecimientos. También refieren que el Pleno vilanovés aprobó por unanimidad ayudas a hoteles y hostelería. Están a favor de todo ello, pero “poden quedar en nada se non se orientan axeitadamente e se axilizan”, de ahí el escrito. En este piden, en concreto, que se “axilicen” las medidas de ayuda que plantea la Xunta, así como la compensación de las tasas municipales de la basura. Igualmente, reclaman que se les condone el IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles) de 2020 y 2021. Finalmente, urgen una mesa bilateral “Concello-sector”, para que la política en esta materia se articule con la “máxima transparencia”.


La respuesta del regidor se demoró apenas una hora. Y fue contundente al calificar el movimiento como “maniobra política” de la “extrema izquierda”. Desautorizó primero a uno de los empresarios, “su portavoz”, como una persona “que no tienen ningún hotel aquí”, que “viene de Pontevedra a darnos lecciones”, un “activista político” que “tuvo problemas legales, que tuvo que dimitir de su acta de diputado en el Parlamento de Galicia por problemas con la Policía Local de Pontevedra”. Sin citarlo expresamente, se refería a Xoan Hermida, quien en 2018 no es que dejase su acta de parlamentario por En Marea, sino que renunció a asumirla, por aquellos hechos, antes siquiera de jurar el cargo tras la renuncia a su escaño de la persona que lo precedía en la lista electoral.


“Rompen la paz social”

Según declaró el regidor, tal vinculación política desacredita la petición: “No consiento que venga a esto un activista político”, para “romper la paz social en Vilanova”. “¿La hostelería del pueblo se pasó a la política? Si es así, los trataremos como a otros partidos políticos, porque esto fue un acto político, típico de la izquierda, para envenenar”, cargó.


Fue más allá al señalar que “un paisano que tiene un hotel que vale cinco millones de euros, ¿necesita nuestra ayuda? ¿Sus problemas son los recibos del IBI?”, unos “¿mil euros?”, estimó. Para añadir que alguno de los firmantes “no tiene ni licencia. O sea, no pagas impuestos y quieres que te demos una ayuda”.

“Estamos preparando un plan de ayudas a la hostelería”, recordó, “pero no vamos a enriquecer a quienes tienen dinero. Van a tener que justificar los daños que tienen. No le vamos a dar dinero de un parado, que tiene problemas para llegar a fin de mes, a un señor que tienen un hotel y 100.000 euros en el banco”. “Una cosa es ayudar y otra quitarle al pobre para darle al rico”. Cargó igualmente contra el Gobierno central y contra la Diputación, a quienes acusa de no aportar las ayudas y soluciones necesarias. 

Los hoteles de Vilanova piden ayudas y Durán los acusa de “extrema izquierda”