Lantero recurrirá el fallo de huelga legal y el Pleno tumba el avance del convenio

Diario de Arousa-2015-01-22-002-0de7aa1d
|

Contundente, aunque con opción a recurso. Así es la sentencia emitida ayer por la titular del Juzgado de lo Social número 2 de Pontevedra que declara legal la huelga que, desde hace 102 días, secundan los trabajadores de la empresa cartonera Lantero. La Justicia tumba los dos argumentos sobre los que la dirección de la firma de O Pousadoiro sustentaba su demanda contra los doce miembros del Comité de empresa. La jueza considera que, al contrario de lo que denuncia Lantero, “ha quedado acreditado que la convocatoria de huelga fue por parte del comité de empresa” y no a raíz de una votación en asamblea en la que el “staff” apuntaba a que había asistido gente “de fuera”. La sentencia también es contundente en otro punto, el referente al laudo arbitral que, en teoría, obligaba a las partes a solicitar una mediación antes de iniciar un paro indefinido. En este sentido el fallo cree que la dirección fue conocedora en todo momento y notificada de la citada huelga y que, pese a ello, no solicitó la mediación.
El fallo judicial daba ayer un respiro a la plantilla y, sobre todo, al Comité. Cabe recordar que la empresa había amenazado con despedir a los doce representantes de los trabajadores en caso de que la convocatoria de huelga fuese declarada ilegal. De todos modos la dirección de Lantero tiene ahora cinco días para presentar recurso ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia y ya ha anunciado que lo hará.
El presidente del Comité, Jesús López, valoraba la sentencia y señalaba que es “un pequeño paso” en una lucha que sigue los cauces marcados ahora por los tiempos de la Justicia. De hecho el Comité ya anunció que recurrirá el ERE que ya ha dejado en el paro a 48 trabajadores.
Lo cierto es que el conflicto de Lantero fue ayer el tema central en Vilagarcía, dado que los trabajadores volvieron a ser protagonistas de una sesión plenaria en la que volvía a debatirse la recalificación, o no, de los terrenos que la dirección de la cartonera tiene en la avenida Rosalía de Castro. El primero en tomar la palabra fue el presidente del Comité que instó al alcalde, Tomás Fole, a ser más contundente en su postura. El regidor conservador anunció al principio que iba a apoyar la moción del grupo de Esquerda Unida y explicó que el gobierno local quería buscar “unha saída digna aos mantementos dignos dos postos de traballo e da empresa”. Sus argumentos no convencieron a los trabajadores que le gritaron en varias ocasiones “dimisión, dimisión” y lo acusaron de mentir y de estar del lado de la empresa. Fole indicó que “debemos estudiar los mecanismos técnicos que nos sirvan para manejar ese convenio”, aunque no puso fecha para la reunión exigida por la oposición para empezar a trabajar “cuanto antes”.
No solo los trabajadores de la plantilla de Lantero se mostraron críticos con la gestión que Tomás Fole ha hecho de este conflicto. El portavoz de Esquerda Unida, Juan Fajardo, le recriminó que en los más de cien días que la plantilla lleva en huelga “non fixese vostede absolutamente nada, cando non hai nestes momentos un tema máis importante en Vilagarcía” y recordó al alcalde que con el convenio en la mano “se a empresa quere negociar, ten que readmitir aos despedidos”.
La portavoz del BNG, María Villaronga, acusó a Fole de “non ter movido ficha ante ningunha administración para axudar aos traballadores” y la socialista Tania García advirtió que desde la Xunta de Galicia “non contestaron as nosas preguntas sobre se as axudas públicas percibidas por Lantero estaban suxeitas á permanencia dos postos de traballo”.

recurso al anterior acuerdo
Tomás Fole explicó que su grupo de gobierno ya había apoyado la lucha de los trabajadores de Lantero en la sesión del pasado mes de octubre y apuntó que la dirección de Lantero había, precisamente, recurrido el acuerdo plenario en el que se mostraba el rotundo rechazo a recalificar los terrenos de la avenida Rosalía de Castro.
Fole insistió, nuevamente sin convencer al concurridísimo salón de plenos, en que “estamos dispostos a falar para buscar un mecanismo e facer que as decisións que se tomen non sexan dañinas” al entender que “derrotar a la empresa, es derrotar a los trabajadores”.
La sesión plenaria terminó sin que se llegase a poner sobre la mesa una fecha concreta para la reunión de la Comisión que, en teoría, debería hacer seguimiento de un conflicto que va sumando cada vez más días. La aprobación unánime de la moción de Esquerda Unida implica el rechazo contundente del tan controvertido convenio urbanístico, así como el compromiso absoluto de todos los grupos de la Corporación de buscar los mecanismos que sean necesarios para mantener la totalidad de los puestos de trabajo en la fábrica cartonera de O Pousadoiro.

Lantero recurrirá el fallo de huelga legal y el Pleno tumba el avance del convenio