El Pleno dejará a Alves sin despacho y con voto en una única comisión

|

El Pleno de Vilagarcía dará cuenta la próxima semana de la situación en la que se quedarán los distintos miembros de la Corporación tras la expulsión de Miguel Alves del grupo municipal de Esquerda Unida. El informe remitido a Ravella por el secretario de organización de la formación, Rubén Pérez, deja claro que el exizquierdista debe pasar a ser no adscrito. La nueva condición la tendrá a partir del jueves 29 y conllevará varios cambios en su actividad como edil. Así lo refleja el informe firmado tanto por Secretaría como por Intervención que se ampara en dos leyes distintas. La primera la de 1998 sobre “Conducta Política en relación con el Transfuguismo en las Corporaciones Locales” y una segunda ya de 2006 y mucho más conocida, como es el “Pacto Antitransfuguismo”.
Nueva situación
Así pues, y de forma automática tras ser declarado “no adscrito”, Miguel Alves dejará de percibir la asignación porcentual para grupos políticos. Eso sí, cobrará por asistencia a plenos en la misma cantidad que lo venía haciendo hasta ahora. A mayores tampoco podrá utilizar ninguno de los despachos habilitados en el Consistorio para la oposición y tampoco podrá participar en las Xuntas de Portavoces. Asimismo su posición se limitará a aquellas comisiones informativas (otro de los órganos importantes en el funcionamiento de la administración local) en las que no pueda afectar a la representatividad del resto de grupos y, sobre todo, en este caso a Esquerda Unida.
Así bien según lo estipulado por Secretaría e Intervención, y ya conocedora la formación izquierdista del nuevo reparto, Miguel Alves solo estará presente en la Comisión de Facenda. 
Lo cierto es que la legislación es clara a la hora de advertir sobre los derechos y los deberes de los concejales no adscritos. Incluso hace diferencias respecto de si estos abandonan el grupo por el que fueron elegidos de forma voluntaria o si, como es el caso de Alves, fueron expulsados por el partido.
Afecta a Esquerda Unida 
La expulsión de este concejal tanto de la formación izquierdista como, por extensión, también del grupo municipal también conlleva cambios en EU. De hecho el grupo pasará de tener tres a tener dos ediles y, por consiguiente, también percibirán menos por esta cuestión. Los dos concejales, Jesús López y María Mosquera, se repartirán la representación en los diferentes órganos y comisiones existentes en Vilagarcía.
     Los cambios organizativos no deberán ser votados por el Pleno, sino que simplemente se dará cuenta como un trámite administrativo más. Este paso zanja una situación iniciada hace casi un año cuando, en el marco de la votación de la ordenanza de terrazas, Miguel Alves rompía la disciplina de voto de su grupo y evidenciaba la grave crisis interna que el partido venía arrastrando desde hacía tiempo. Meses intensos de graves acusaciones contra el portavoz, Jesús López, y un largo periplo burocrático que derivó hace escasos meses en la expulsión fulminante del edil de la formación por la que fue elegido. Ahora continuará con su acta, pero con todos los condicionantes de edil no adscrito.

El PP exige cambiar de sitio el transformador 
de Bamio y EU y BNG piden mejoras educativas

El Pleno de la próxima semana vendrá cargado de mociones presentadas por los diferentes grupos de la Corporación. El PP solicita al gobierno local que se retomen las conversaciones con Unión Fenosa para que se traslade el transformador del lugar de O Pedroso, en Bamio, y que se retomen asimismo las conversaciones con la Comunidade de Montes de Bamio para ubicarlo en la parcela que en su día se cedió para este fin. De hecho no es la primera vez que los vecinos exigen este cambio de ubicación.
 A su vez tanto Esquerda Unida como el Bloque Nacionalista Galego presentan sendas mociones en las que recogen las necesidades de los diferentes centros educativos y que han sido canalizadas a través de la Coordinadora de las ANPA del municipio. De hecho los nacionalistas incluso han elevado estas demandas al Pleno del Parlamento de Galicia.
Durante la sesión del próximo jueves también se debatirá una moción de Esquerda Unida en la que se piden explicaciones sobre los cortes de luz tras el incidente producido en la media tensión en las obras del Alcampo.

El Pleno dejará a Alves sin despacho y con voto en una única comisión