Cameron Diaz destapa su picardía en un filme sobre el sexo en la era digital

La actriz Cameron Diaz posa durante el photocall celebrado en un hotel de Barcelona para presentar la película "Sex tape: Algo pasa en la nube". EFE
|

  Radiante, espontánea y divertida. Así se ha mostrado hoy Cameron Diaz durante la presentación ante la prensa de "Sex Tape. Algo pasa en la nube", una comedia en la que destapa su lado más pícaro, al tener que mostrarse desnuda, una situación que acepta si así "puedo hacer reír a la gente".

En la película, que se estrenará el próximo 25 de julio en España, da vida, junto a su compañero de reparto Jason Segel, a Jay y Annie, un matrimonio consolidado tras diez años de relación y dos hijos en común que decide grabar con una tableta un vídeo erótico casero como posible remedio para remontar su desfallecida pasión.

Cameron Diaz asegura que, pese a este guión subido de tono, en la película "los desnudos son mínimos, no se ve demasiado, y hemos trabajado con un equipo muy respetuoso".

La actriz dice sentirse "muy agradecida de ser una persona que hace reír a la gente" y que con este objetivo "no hay nada que no esté dispuesta a hacer", mientras asevera que el secreto de la comedia "recae en ser honesto".

En el filme, el matrimonio se propone practicar ante la cámara una maratón de posturas sexuales del libro ilustrado "El placer del sexo", lo que les llevará a divertirse con distintos objetos eróticos y posturas de lo más acrobáticas.

Pero, inexpertos en la "nube" digital, la última tecnología les juega una mala pasada. Así, lo que tenía que ser sólo el recuerdo privado de una noche salvaje y extenuante, se convierte en un filme de acceso público que obliga a la pareja, presa del pánico, a lanzarse a la búsqueda y captura de la cinta, para salvar su reputación e incluso su matrimonio.

"Cuando hace mucho tiempo que tienes una pareja, puedes caer en la rutina, y la idea de querer reinventar tu vida sexual es algo que puede ser un poco difícil e incluso patoso", ha explicado hoy Segel, conocido, entre otros, por su papel en la célebre comedia de situación estadounidense "Cómo conocí a vuestra madre".

En estas situaciones, el humor "es indispensable", según ha señalado Diaz, que en la película interpreta a una desmelenada madre de familia a quien se le ocurre la idea de la grabación erótica como estímulo para volver a encender la llama de su vida sexual.

La actriz, que ha asegurado estar "muy feliz" y "vibrante" -algo que ha explicitado al grito de "¡Esto es la felicidad!", cuando le han traído un gran "capuccino"-, ha afirmado que se sintió muy cómoda durante el rodaje, pues, a pesar de tener que rodar escenas de sexo ante las cámaras, siempre "había mucho cachondeo en el ambiente", lo que le hizo perder la vergüenza.

"A veces estaba preocupada por lo que pudiera ver el cámara y, cuando lo observaba, veía que estaba relajado y con el móvil, como diciendo: '¡Qué más da!'", ha bromeado la rubia de Hollywood, que en este punto de la entrevista casi se cae de una silla que tenía el respaldo roto, una situación que ha conseguido remontar haciendo gala de su gran sentido del humor.

Refiriéndose a estas escenas subidas de tono, Segel, que repite con Diaz tras el filme "Bad Teacher", ha afirmado que, cuando uno "más se preocupa de su desnudez, es cuando más incómodo se vuelve el rodaje", a lo que ha añadido la importancia de llevarse bien con el reparto, en este caso con Diaz, con la que, según ha explicado, han trabado una gran amistad.

Preguntada por la objetivación sexual de la mujer en estos contextos, Diaz ha afirmado estar cada vez más alejados de ello y ha expresado su voluntad de que "en algún momento las mujeres dejen de ser un objeto y participen como Annie de su vida sexual".

Sobre su relación con la tecnología, Cameron Diaz no esconde su incompetencia, como la protagonista de la película, y confiesa que llega al "odio", pues "nada de lo que hago funciona, puedo tardar horas en abrir el correo electrónico".

El artista estadounidense Rob Lowe, actor secundario en la película y que interpreta a un hombre de negocios con una doble personalidad, ha asegurado que el filme ya ha sorprendido al público americano, "quienes no se podía creer lo que estaban viendo", pues, a pesar de que la cinta no muestra desnudos completos, "en términos de sexo Estados Unidos es muy recatado".

El actor de cincuenta años, conocido por su papel de Sam Seaborn en el aclamado drama de la NBC "El ala oeste de la Casa Blanca", ha reafirmado que "los cincuenta de ahora son los treinta de antes", algo que se pone de relieve entre el elenco de este filme, con una Diaz que a sus 41 años se siente "mejor que nunca", "dispuesta a todo" y "muy agradecida por ser capaz de hacer reír a la gente".

Cameron Diaz destapa su picardía en un filme sobre el sexo en la era digital