Los Ángeles suspende el límite diario de cremaciones por el “atasco” de cadáveres

El elevado ritmo de muertes por el Covid-19 en el condado de Los Ángeles (EEUU) llevó a las autoridades locales a suspender el límite de cremaciones por día por el “atasco” de cuerpos que hay en los crematorios y ho
|

El elevado ritmo de muertes por el Covid-19 en el condado de Los Ángeles (EEUU) llevó a las autoridades locales a suspender el límite de cremaciones por día por el “atasco” de cuerpos que hay en los crematorios y hospitales de la ciudad angelina. 

“Hay tantas muertes por Covid-19 y la acumulación de cadáveres es tan alta que se han levantado las restricciones de aire en los crematorios (...) Ahora se puede incinerar mucho más, una señal de lo mal que está la situación”, cuenta en una entrevista el epidemiólogo y representante de la Federación de Científicos Estadounidenses, Eric Feigl-Ding. 

La realidad es que más de 4.000 muertes de los 14.000 fallecimientos totales por el Covid-19 en el condado angelino durante la pandemia se han reportado desde el 1 de enero, es decir, en las últimas tres semanas. 

Doble de fallecidos
Ante esta situación, el Distrito de Gestión de la Calidad del Aire de la Costa Sur (SCAQMD, en inglés), el ente encargado de controlar la calidad del aire de la región, decidió levantar los límites de cremaciones “para proteger la salud pública y responder a la emergencia actual”. 

“La tasa actual de muertes es más del doble que la de los años anteriores a la pandemia, lo que lleva a que los hospitales, las funerarias y los crematorios excedan su capacidad y no puedan procesar los casos atrasados”, justifica el SCAQMD en un comunicado.

De hecho, la posibilidad de que una persona hospitalizada por el Covid-19 muera en el condado de Los Ángeles se duplicó en los últimos meses, según un análisis publicado esta semana por el Departamento de Servicios de Salud del condado. 

En concreto, la probabilidad de que alguien fallezca por la enfermedad mientras está hospitalizado aumentó de aproximadamente 1 de cada 8 en septiembre y octubre a aproximadamente 1 de cada 4 desde principios de noviembre, de acuerdo a ese estudio. 

Y ese dato creció en las últimas semanas, ya que a principios de noviembre había menos de 20 muertes al día por el Covid-19 en el condado, mientras que en los últimos siete días se han registrado más de 200 fallecimientos diarios, apuntan datos del periódico Los Angeles Times. 

Situación crítica
Uno de los principales motivos de la situación que enfrenta ahora Los Ángeles, explica el epidemiólogo Feigl-Ding, es que las hospitalizaciones se encuentran en un punto “crítico” y las camas de las Unidades de Cuidados Intensivos “están completamente llenas”. 
“Las camas son muy difíciles de encontrar en todo el país, pero especialmente en el sur de California, y, especialmente, en Los Ángeles”, destaca el experto. 

A nivel nacional, Feigl-Ding considera que EEUU se encuentra “en el peor de los escenarios posibles”, con unas 4.000 muertes diarias. 

Nuevo Gobierno
El contexto de la pandemia podría mejorar de cara al verano, avanzan las estimaciones de Feigl-Ding, que dice sentirse “esperanzado” que para entonces el suministro de vacunas “esté mucho más disponible, mucho más fácil de obtener”. 

Sus proyecciones indican que en la época estival habrán unos 115 millones de personas vacunadas en el país, unos cálculos similares a los del flamante presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que prometió que vacunaría a 100 millones de personas en sus 100 primeros días al frente del país. 

“El presidente Biden tiene muchas tareas difíciles por delante para revertir esta pandemia: limitar los viajes internacionales, agregar requisitos de pruebas y cuarentena, lidiar con los retrasos en la en la vacunación y encontrar formas para movilizarla más rápido”, enumera el experto. 

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, lanzó ayer lo que describió como una estrategia “de tiempos de guerra” para contener la pandemia, que incluye la obligación de cuarentena para los viajeros que lleguen al país desde el extranjero y la obligación de llevar mascarilla en los aviones.

En su primer día entero en el poder, Biden se centró en el reto más urgente que afronta su Gobierno: una pandemia que ha dejado más muertes en Estados Unidos que en ningún otro país y cuya amenaza minimizó constantemente su predecesor, Donald Trump.

“Han muerto más de 400.000 estadounidenses. Son más de los que murieron en la Segunda Guerra Mundial. Esta es una tarea de tiempos de guerra”, dijo Biden.

Los Ángeles suspende el límite diario de cremaciones por el “atasco” de cadáveres