La centolla regresa a la lonja de O Grove con una calidad “fantástica” y alcanzando los 18 euros en la subasta

El buen tiempo ayudó a completar los topes por lo que las embarcaciones regresaron a tierra a media mañana, preparados para la subasta de las primeras capturas en la lonja de O Grove desde las 17:30 horas | M. Ferreirós
|

La centolla alcanzó los 18 euros en la subasta de ayer en O Grove tras el primer día de capturas tras abrir la veda.Un precio bastante alejado de los cerca de 30 euros a los que llegó el año pasado, sin embargo, ha sido una muy buena noticia para el sector teniendo en cuenta la situación actual y el cierre de la hostelería en O Grove y los municipios vecinos.

La centolla regresó al mercado con buenos precios, mejores de lo esperado, y sobre todo, una calidad “fantástica” destacó Jose Antonio Otero, el patrón mayor de la Cofradía de San Martiño de O Grove, el puerto por excelencia de este marisco y donde alcanza sus mejores precios. El primer lote de centolla se vendió por 18 euros a la Cetárea de Burela, uno de los compradores habituales en la lonja, también el bogavante alcanzó los 29 euros el kilo mientras que el buey de mar llegó a los 8,85 euros en la primera pieza.

La campaña extractiva de la centolla y el buey comenzó ayer en la Ría de Arousa y la de Pontevedra que ya el domingo calaron los aparejos para recoger las primeras capturas que fueron subastadas ayer. El día comenzó de la mejor manera, buen tiempo y temperaturas cálidas después de unos días de lluvia en los que se revolvió el mar, por lo que la mayoría de las embarcaciones autorizadas regresaron a puerto a media mañana con la cuota máxima alcanzados. 

Afectados por las restricciones
Por lo demás, las cajas llenas de centolla se repartían por toda la lonja de O Grove donde solo podían entrar dos personas por cada embarcación y otras dos por empresa compradora, con motivo de las restricciones de aforo. Habrá que ver como se desarrolla la campaña en los próximos meses pero la esperanza del sector es que se mantengan los precios ante una campaña que se ve con incertidumbre debido a la crisis sanitaria y el cierre de la hostelería que perjudica gravemente las ventas. 

El tope de captura de cada una de estas especies es de 35 kilos por barco y día, a la que se le añaden 35 kilos diarios por cada tripulante enrolado a bordo, pero será en los próximos días cuando el sector pueda hacer un balance y pronóstico del producto dependiendo de las piezas que se vayan extrayendo en los siguientes días. En la provincia de Lugo, desde Estaca de Bares, incluyendo la ría de O Barqueiro, se mantiene la veda y se abrirá el próximo día 30 de noviembre. La temporada de extracción se prolongará hasta el inicio de la veda de nuevo en el año 2021, fecha todavía por determinar en función del plan de gestión de la Consellería do Mar.

La centolla regresa a la lonja de O Grove con una calidad “fantástica” y alcanzando los 18 euros en la subasta