Trump apela ahora al voto negro para recortar distancias con Hillary Clinton

Republican U.S. presidential nominee Donald Trump holds a campaign rally at the ​Ziegler Building at the Washington County Fair Park & Conference Center in West Bend, Wisconsin August 16, 2016. REUTERS/Eric Thayer
|

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, pronunció el martes un discurso en el que, apelando al restablecimiento de la ley y el orden, piedra angular de su discurso de campaña, pidió el voto de la comunidad negra. 

Desde West Bend, a unos 40 kilómetros al noroeste de Milwaukee –donde los últimos días se han sucedido varias protestas contra la muerte de un negro a manos de un policía–, el republicano se comprometió a revitalizar los barrios del casco urbano que, según declaró, han sufrido “años de las políticas equivocadas de los demócratas”. 

Trump culpó de la desesperación y de los conflictos entre minorías y Policía a la candidata demócrata, Hillary Clinton, y se comprometió a ofrecerles “un futuro mucho mejor”, según declaraciones recogidas por el periódico “Washington Times”. 

“El delito y la violencia son un ataque a los pobres y eso no será nunca aceptado en la Administración Trump”, señaló el republicano, antes de añadir que las políticas que se han llevado a cabo en los barrios minoritarios han formado parte del “sistema amañado” de Clinton quien, según Trump, nunca se preocupó realmente por su sufrimiento. 

“La clase política a la que la señora Clinton ha pertenecido durante más de 30 años ha abandonado al pueblo de este país”, señaló. “Solo se preocupan de sí mismos”, continuó, antes de prometer que él será el encargado de devolverles la “voz”. 

Trabajo, seguridad, oportunidades y una representación equitativa son algunos de los términos que Trump utilizó para rechazar la “intolerancia” de Clinton, quien “hablando por encima del hombro, ve a las comunidades de color solo como votantes, y no como seres humanos”.  

servicios secretos

Donald Trump también trató ayer otros temas han levantado ampollas, sin ir más lejos confesó que “no se fía” de la Inteligencia de Estados Unidos, tan solo unas horas antes de recibir su primera sesión informativa por parte de los servicios secretos.

Durante una entrevista emitida ayer por la cadena Fox, el controvertido magnate neoyorquino fue preguntado sobre sus niveles de confianza en los servicios de Inteligencia. “No me fío de la gente que ha estado a cargo en nuestro país. Quiero decir, solo hay que ver lo que ha pasado en los últimos 10 años”, dijo Trump. “Ha sido completamente catastrófico”, añadió. 

El candidato republicano explicó que, si llega al Despacho Oval, no piensa depender de los servicios secretos, y mucho menos confiar en las personas que están al frente de las agencias de Inteligencia del Gobierno estadounidense en estos momentos. 

“No voy a confiar en muchas de las personas que ya trabajan allí. Es muy fácil hacerlo, pero no lo haré, porque han tomado muy malas decisiones”, señaló Trump, en alusión a la administración de George W. Bush. En 2003, poco antes de que diera comienzo la guerra de Irak, los servicios de Inteligencia estadounidenses aseguraron que el Gobierno iraquí de Sadam Husein estaba fabricando armas de destrucción masiva, algo que años después se ha demostrado que no era cierto. “Si nunca lo hubiéramos tocado , habría sido mejor”, afirmó.

Trump apela ahora al voto negro para recortar distancias con Hillary Clinton