El aluvión de críticas no para a Sánchez, que insiste en reunirse con Quim Torra

El primer ministro esloveno, Marjan Sarec, lamentó ayer las comparaciones de su país con el proceso catalán | javier albisu/EFE
|

Una semana antes de la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona pocas cosas se han concretado más allá del lugar de celebración y otra cuestión que Pedro Sánchez ha dejado clara hoy: que solo está dispuesto a reunirse con Torra y no con el resto del Govern y sin establecer temas censurados a priori en ese diálogo. Pese a todo, esta disposición al diálogo le ha valido numerosas críticas de otros partidos.
Para el presidente del Gobierno, en este encuentro se puede tratar sobre cualquier cuestión y, si el presidente catalán, Quim Torra, se dedica a hablar de autodeterminación, él se centrará en la recuperación del Estado de bienestar. No en vano el Gobierno aprobará en Barcelona la subida del Salario Mínimo Interprofesional, justo una semana antes de que el Consejo de Ministros dé luz verde al proyecto de presupuestos para llevarlo al Congreso, donde tendrá que buscar el apoyo de los partidos independentistas.
Pero si finalmente hay encuentro, solo será de presidente a presidente a pesar de la propuesta de líderes políticos como el de Podemos, Pablo Iglesias. En este contexto, la portavoz de la Generalitat, Elsa Artadi, advirtió de que no quieren una reunión “cosmética”, sino una para “buscar soluciones” y afirmó que no hay nada cerrado de momento. “Más importante de quién se va a reunir con quién es con qué actitud, con qué objetivo y con qué espíritu”, subrayó.
La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá avisó a la Generalitat de que la reunión en Barcelona “no es una cumbre”, sino que seguirá el formato habitual de un Consejo de Ministros fuera de Madrid, que incluye una reunión de Sánchez con el presidente anfitrión.

Malestar generalizado
A la oposición no le valen estas aclaraciones y todo son críticas a este posible encuentro y tanto el líder del PP, Pablo Casado, como el de Ciudadanos, Albert Rivera, cuestionan que Sánchez quiera hablar con Torra.
Casado se preguntó: “¿De qué quiere dialogar Sánchez con Torra cuando este ha pedido una solución eslovena, una guerra civil con confrontación en las calles?”. Igualmente le recriminó que, por el contrario, no quiera hablar con el PP para aplicar el 155 en Cataluña. Además, la vicesecretaria de Estudios y Programas popyular, Andrea Levy, reclamó a Sánchez que deje “su carteo amoroso” y exija “lealtad institucional” en vez de “alentar la violencia.
Por su parte, Albert Rivera opinó que habría que enviar al presidente catalán no una carta pidiéndole una reunión sino un requerimiento previo a la aplicación de este artículo de la Constitución, que serviría para tomar el control de los Mossos d’Esquadra y no volver a poner a la Policía Nacional y la Guardia Civil en el “ojo del huracán” con su desplazamiento para el Consejo de Ministros. En ese mismo sentido se manifestó la líder del partido en Cataluña, Inés Arrimadas.
Para el líder de la formación naranja a nivel estatal no tiene cabida el diálogo con alguien que “llama a la guerra” y que “no respeta las reglas del juego”, aludiendo al ejemplo de Eslovenia puesto desde Cataluña.

Eslovenia se desmarca
Tras estas comparaciones, el primer ministro esloveno, Marjan Sarec, salió al paso para recordar que su país mantiene “excelentes relaciones” con España y que no se siente “muy satisfecho” por la comparación con Cataluña trazada por el presidente de la Generalitat porque no existe “ningún paralelismo” entre ambos casos.
En una jornada de tensiones desde todos los frentes, el presidente del PP en Extremadura, José Antonio Monago, recomendó a los socialistas que apliquen el referenciado artículo 155 de la Constitución “aunque sea por cobardía después de lo que le ha pasado en Andalucía”. Por contra, el presidente de la Junta de la misma comunidad, Guillermo Fernández Vara, abogó por mantener una conversación y no hablar de ilegalizaciones. 
Mientras tanto, Ciudadanos anunciaba la presentación hante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña una querella contra el presidente del Parlament, Roger Torrent, al considerar que no este no acató la suspensión de los diputados procesados, a lo que este respondió que no se moverá “ni un milímetro” en la defensa de estos parlamentarios.

El aluvión de críticas no para a Sánchez, que insiste en reunirse con Quim Torra