Ravella y Eptisa buscan soluciones a la “controversia” urbanística de Lantero

Las antiguas instalaciones de Lantero están ubicadas en la avenida Rosalía de Castro g.s.
|

La puesta en marcha de una urbanización con varios bloques de viviendas en la finca en la que antiguamente se ubicaba Lantero, situada en Rosalía de Castro frente a la playa de A Compostela, es un proyecto que lleva años formando parte de la agenda municipal. Para ello es necesario incorporar el convenio firmado hace doce años entre la administración local y los propietarios de una empresa que ya no opera en Vilagarcía, pero mantiene esta finca.
Sin embargo, incluir este documento en el Plan Xeral conlleva problemas que, desde hace años, Ravella trata de solventar. Durante el mandato anterior, el entonces alcalde, Tomás Fole, consultó con la secretaria xeral de Urbanismo de la Xunta, Encarnación Rivas, las posibilidades de sacar adelante el PXOM en los términos en los que estaba redactado.
Una consulta “informal” en la que la responsabilidad autonómica fue tajante sobre la imposibilidad de aprobar un documento en el que se triplicaba la edificabilidad permitida por la Louga para un núcleo de población como es el de Vilagarcía.
Frente a esta opción, el arquitecto municipal defendió un argumento que ahora cobraría peso con recientes sentencias. La clave estaría en alegar que los terrenos se sitúan sobre suelo urbano consolidado.
Una condición que no podría cambiarse aunque se modificase la calificación del solar. Un fallo del Tribunal Supremo sobre un conflicto urbanístico sucedido en Santiago señala que “no procede devaluar el estatuto jurídico de los propietarios de esta clase de suelo exigiéndoles el cumplimiento de las cargas y obligaciones establecidas para los propietarios de suelo no consolidado”.
Un argumento que, de prosperar, demostraría que el convenio aprobado en su día para la finca de Lantero fue legal en todo momento, frente a la versión de la Xunta. En cualquier caso, desde el Concello reconocen que existe “controversia” sobre este asunto. “Que los terrenos están sobre suelo urbano consolidado y que no estarían afectados por la Louga es una de las versiones posibles”, aseguran fuentes municipales. Pero no la única. Eptisa y Ravella revisan ahora todos los convenios y reconocen que el de Lantero es un “fleco” aún por solucionar.

Ravella y Eptisa buscan soluciones a la “controversia” urbanística de Lantero