“Trabajar a este nivel súper élite ha sido un aprendizaje diario”

Blanco ya está en Vilagarcía tras su experiencia lituana j. l. oubiña
|



Alberto Blanco ya está en Vilagarcía tras poner punto y aparte a su etapa como entrenador ayudante en el basket profesional de máximo nivel en Lituania. Tras 18 meses de trabajo en el Lietuvos Rytas junto a Marcelo Nicola, Aurimas Jasilionis, Arvydas Gronskis y Tomas Pacesas, hace balance y mira al futuro.

- ¿Cómo ha sido su marcha del club? ¿Qué ocurrió?
- Pues algo lógico y normal, ha llegado un nuevo entrenador que ha traído a su staff técnico. Conmigo habían pasado ya cuatro primeros entrenadores y en este caso Kurtinaitis decidió traer a sus ayudantes y lo entendí perfectamente.

- ¿Ha sido una salida traumática?
- Al contrario, el sábado tuve una cena de despedida y recibí regalos como el reloj del club, que solo se lo dan a primeros entrenadores y patrocinadores. Ellos consideran que me lo había merecido y estaban contentísimos conmigo. Pero es ley de vida. Firmé mi contrato el 8 de junio de 2015 y lo más normal es que en noviembre de 2015 me hubieran echado cuando echaron a Marcelo Nicola, eso es lo más lógico, pero he estado hasta marzo de 2017. Cualquiera que esté metido en este nivel súper profesional entiende estas cosas, uno sabe que esto le puede pasar en cualquier momento. Si hubiéramos jugado los cuartos de final de Eurocup que empezaron el martes, seguro que hoy estaba en Vilnius . He trabajado muchísimo, no he tenido un día de descanso. Pero todo depende de los resultados, nos quedamos fuera de la Eurocup por el basketaverage. Pero el club se ha portado conmigo de diez, han tenido hacia mí un comportamiento profesional y muy cariñoso.

- ¿También los aficionados?
- Sí, he recibido más de cien mensajes por redes sociales de agradecimiento por mi trabajo, por ser una persona muy positiva para el equipo, pero esta es la vida del entrenador profesional, en cualquier momento puede pasar esto. He dejado muchísimos amigos, me encanta la ciudad. Si me hubieran ofrecido dos años más, hubiera firmado encantado, estaba muy contento y adaptado. A ver como me adapto ahora otra vez a un pueblo de 40.000 habitantes, aunque ya sé que voy a estar súper ocupado.

- ¿Qué extrae de esta experiencia?
- Muchas cosas positivas a nivel personal y profesional. Ha sido un aprendizaje diario. En este nivel super élite, Euroliga y Eurocup, hay 40 equipos y 120 puestos en los banquillos. Ojalá tenga la suerte de volver a ocupar uno de ellos, que es lo que me apetece.

- ¿Le dieron la opción de cumplir el contrato en otra faceta?
- Sí, me dijeron que me lo pensara unos días, porque estaban muy contentos conmigo, pero tomé la decisión de irme.

- ¿Quiere volver a entrenar cuanto antes?
- Sí. Ahora mismo me tengo que preparar para tres posibilidades. La primera, mi gran objetivo, es mantenerme a este nivel, sé que tengo que hacer un seguimiento de un grupo de 200 o 250 jugadores por si tengo la posibilidad de entrar de nuevo en este nivel. La segunda opción es seguir otro bloque de 300 o 400 jugadores para trabajar en un nivel un poco inferior, me refiero un nivel medio de ACB, Grecia o Italia. Ese nivel que no aspiras a ganar la Copa o la Liga, pero sí a estar en la élite. Y el tercer planteamiento que me hago es que me toque irme a entrenar a Suecia, Dinamarca, Bélgica u Holanda, es decir, países donde todavía es decente lo que ganas y es profesional. Por lo que tengo que hacer un gran seguimiento de jugadores para lo que esté por venir. No voy a tener mucho tiempo libre. Quiero seguir entrenando y voy a intentarlo, aunque sé que no depende solo de mí. Necesitas que alguien confíe en ti.

- ¿Qué ha sido lo mejor de esta experiencia?
- Pues haberla tenido, he sido el primer vilagarciano que ha podido estar a este nivel y veremos si alguien lo consigue. A Lituania volvería mañana mismo sin ninguna duda. A pesar de lo fríos que son lituanos, he notado su cariño.

“Trabajar a este nivel súper élite ha sido un aprendizaje diario”