La prohibición de hacer otros deportes de equipo provoca un conflicto en la cantera

Diario de Arousa-2014-05-06-036-cdee1362
|

Se podría definir como la crónica de un conflicto anunciado. Y es que ya en verano, cuando tomó cuerpo la nueva Escuela de Fútbol Sala comenzó a gestarse un lío que ahora se consuma con la desconvocatoria de dos niños del equipo alevín B del Arosa.  

La comisión deportiva del club tomó la decisión, ya antes de comenzar esta temporada, de prohibir a sus jugadores de fútbol 11 –desde alevines– realizar otra actividad deportiva federada y de equipo que conlleve un entrenamiento sistemático durante la semana y competición deportiva el fin de semana. Entienden en el club que por criterios deportivos no es conveniente esa compatibilización de actividades deportivas para su buen desarrollo como futbolistas. Y así consta en el régimen interno de la base del Arosa. El propio coordinador de la cantera arosista, Eduardo Carregal, informó personalmente a los padres en una reunión en agosto cuando recibieron informaciones de que algunos de sus alevines iban a compaginar el fútbol con el fútbol sala. Carregal reconoce que en ese momento hubo padres a los que no gustó la medida y decidieron abandonar el Arosa, aunque añade que “logo volveron todos”. En diciembre volvieron a tener constancia de que seguía habiendo niños en ambas actividades y repitieron otra reunión porque “temos que ser coherentes coas nosas decisións, que son para todos iguais e non podíamos impedirllo a uns e permitirllo a outros”. Los padres dejaron la decisión en manos de los niños y dos de ellos decidieron seguir en el Arosa.
Pero hace un par de semanas volvieron a tener conocimiento de que había otros dos niños alternando ambos deportes y la decisión adoptada por el coordinador fue la de impedir la convocatoria de ambos. Luego se reunió con los tutores de los niños para volver a aclarar la situación y “por coherencia e respecto aos demais que antes tiveron que elexir actividade” volver a insitir en la necesidad de tomar una decisión.
Los padres consultados por Diario de Arousa no comparten la medida del Arosa porque creen que en edad alevín aún no es momento para definirse en un deporte concreto, pero acatan que es una decisión del club que deben aceptar si deciden quedarse. Pero Miguel Ocaña, uno de los tutores y tío de uno de los niños, ha querido hacer público su malestar acusando al Arosa de no ser claro en este asunto porque remarca que no toman medidas con niños que practican otros deportes, como el baloncesto, y que solo afecta a los que juegan al fútbol sala, además de no entender que los pequeños jugadores tengan que decantarse por un deporte tan pronto. La respuesta de Carregal es tajante: “Nós non temos nada en contra do fútbol sala nin dos rapaces. Son normas do club aprobadas en comisión deportiva e non obrigamos a ninguén. O que non queira aceptalas ten a porta aberta porque hai outros clubes que sí permiten compaxinar o fútbol con outros deportes. Nós entendemos que xa en fútbol 11 o rapaz ten que centrarse nesta actividade. En canto a si hai rapaces en outros deportes nós non andamos investigando, actuamos cando nos enteramos dunha situación e as medidas son para todos”. Eso sí, aclara que es una decisión que afecta a deportes de equipo como el fútbol sala o el baloncesto y no a otras actividades como el ajedrez. n

La prohibición de hacer otros deportes de equipo provoca un conflicto en la cantera