Educación asegura que hubo “incidencia cero” en los exámenes universitarios

Varios estudiantes se examinan en el Edificio Politécnico de Ourense | aec
|

El conselleiro de Cultura, Educación e Universidade, Román Rodríguez, aseguró que hubo “incidencia cero” durante el desarrollo de los exámenes presenciales celebrados en enero en las facultades gallegas, que son “espacios seguros”.


“Otra cosa es lo que se hace fuera de las aulas, pero eso es una responsabilidad de los estudiantes universitarios, que son todos mayores de edad”, añadió, en una entrevista concedida ayer en la Radio Galega.


Miedos lógicos

En un contexto de polémica que rodeó a la presencialidad de los exámenes durante la pandemia, Rodríguez dijo que si bien los alumnos “parten de unos miedos lógicos”, no hay “ningún problema” si “se cumplen las normativas sanitarias”. “No conozco ninguna incidencia en el desarrollo de los exámenes, por lo menos en Galicia”, recalcó.


Además, tachó de “irresponsables” las palabras del ministro de Universidades, Manuel Castells, en apoyo a los exámenes online, porque “era prácticamente poner en duda el grandísimo trabajo que hicieron las facultades y los equipos rectorales”.


No en vano, el titular de Educación y Universidade de la Xunta ha aprovechado para afear al ministro que estuviese “en silencio” y “prácticamente desaparecido” durante meses.


En un entorno seguro

Sobre la Selectividad de este curso, destacó que ya el año pasado se demostró que estas pruebas también “se pueden desarrollar en un entorno seguro y con unas reglas que hay que seguir”. De cara a junio, es un asunto en el que, recordó, ya trabaja su Consellería junto con la Axencia para a Calidade do Sistema Universitario Galego (Acsug).


En una semana en la que el balance del Covid-19 en la comunidad educativa gallega llegó a su pico máximo, con casi 4.000 positivos activos, el conselleiro destacó que en los últimos días hubo una “reducción progresiva” que demuestra que las medidas y los protocolos del comité clínico, implementados por los centros, “están dando resultados”.


Tras relacionar el aumento de los casos con las interacciones durante la Navidad, insistió en la idea de que los colegios, institutos y escuelas son instalaciones “seguras” en las que “no hay transmisión”, ya que las cifras “evolucionan en la misma medida” que la situación epidemiológica del conjunto de la sociedad.


Rodríguez reconoció que “ninguna” autonomía se planteó el cierre total de los centros, si bien es una decisión que no compete a la Consellería de Educación, sino al ámbito sanitario. Dicho esto, dio el dato de que la incidencia del Covid en la comunidad educativa gallega llegó al 0,6%, mientras en España está en el 1,4%. “Hay declaraciones de la ministra (Isabel Celaá) diciendo que el 1,4% es muy bueno. Pues imagínese el de Galicia, con el 0,6%”, subrayó.


En cualquier caso, dijo que los centros están “preparados” para continuar la docencia en el “caso hipotético” de que tengan que cerrar, ya que la Xunta elaboró un plan de enseñanza virtual por el cual cada colegio debía diseñar sus propios “horarios espejo” para trasladar la actividad al modo online.


En estos momentos, las únicas instalaciones cerradas desde hace casi dos semanas son fundamentalmente las escuelas oficiales de idiomas (EOI) y los conservatorios, que siguen la docencia de forma telemática. “Aproximadamente 35.000 alumnos ven como el plan de enseñanza virtual están funcionando”, afirmó.


Asistencia emocional

Asimismo, anunció que el comité educativo que asesora a la Consellería en la pandemia del coronavirus se encuentra elaborando un proyecto de asistencia emocional para atender al “impacto psicológico y sociológico” que tiene esta situación “inédita” no solo en los estudiantes, sino también en los profesores.

Acerca de la nueva ley educativa estatal, conocida como ley Celaá, Rodríguez confirmó la intención de la Xunta de aprobar medidas “dentro del marco legal” para “minimizar su impacto” en el sistema gallego.


A modo de ejemplo, defendió el incremento de 240 plazas más de técnico de Formación Profesional (FP) en la próxima convocatoria pública, ya que el Gobierno los sitúa como un “cuerpo a extinguir”.


Y es que, a su modo de ver, la ley Celaá camina hacia un modelo de “aprobado general” cuando el sistema educativo “se tiene que caracterizar por premiar el esfuerzo, la motivación y la igualdad de oportunidades”. No en vano, en este último punto, Rodríguez reivindicó que el gallego es “el más inclusivo” de toda España.

Educación asegura que hubo “incidencia cero” en los exámenes universitarios