Condenan a cinco años de cárcel al hombre que sacó un arma en un bar

El acusado en el momento de pasar a declarar en Vilagarcía, tras su detención | m.r.
|

El vilagarciano que en abril del año pasado amenazó al cliente de un bar con pegarle un tiro, mientras le mostraba su pistola, será condenado a cinco años de prisión. E.M.G. se sentó ayer en el banquillo de la sección segunda de la Audiencia Provincia y aceptó el escrito de acusación del fiscal, por lo que la pena se rebajó de siete a cinco años. Al haber conformidad se espera que en breve el acuerdo sea ratificado en una sentencia.

El vilagarciano fue condenado por los delitos de amenazas, tenencia ilícita de armas, delito contra la salud pública y receptación, ya que en su casa los agentes encontraron, además de droga, diversos objetos que habían sido robados a terceros.

Los hechos, que el acusado aceptó ante el tribunal, ocurrieron el 23 e abril de 2016, cuando s encontraba en un bar situado en la calle Santa Eulalia y, tras entablar una discusión con otro cliente, le amenazó con pegarle un tiro en la cabeza. Al poco abandonó el local y regresó minutos más tarde mostrándole el arma, un Revolver RG 230, de calibre 22.

Otros clientes del local intercedieron en la pelea y sacaron a E:M.G. del local hostelero. Sin embargo, el hombre no cesó en su actitud y, ya en la calle, pegó al menos seis tiros al aire. Posteriormente fueron varios los testigos que lo vieron paseando y mostrando el arma.

Registro domiciliario
A consecuencia del altercado, la Policía Nacional acudió a la zona y, tras detener a E.M.G., le retiraron la pistola y seis cartuchos de munición, así como de trece bolsas termoselladas de una sustancias que resultó ser cocaína. Comprobaron además que carecía de licencia de armas.

Ese mismo día, los agentes realizaron un registro en la vivienda del acusado, situada a escasos metros del bar donde tuvo lugar el altercado. Allí se intervinieron de varios envoltorios de cocaína, cuatro balanzas de precisión, sustancia de corte, una libreta con anotaciones, nombres y recortes de bolsas de plástico que el acusado poseía para el corte, pesaje, almacenaje y distribución de la sustancia incautada.

En total se localizaron 192 gramos de cocaína de distinta pureza que habrían supuesto 2.162 euros en el mercado ilícito de estupefacientes, a razón de 20,16 euros por dosis. De todos estos hechos se declaró culpable E.M.G., que lleva un año en prisión preventiva.

Condenan a cinco años de cárcel al hombre que sacó un arma en un bar