Sánchez afirma que las vacunas suponen “el principio del fin” de la pandemia del coronavirus

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su visita al laboratorio de Rovi | efe
|

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, apeló ayer a la ciencia y la tecnología como un elemento más de la seguridad nacional, y se mostró convencido de que la próxima llegada de las vacunas contra el nuevo coronavirus serán “el principio del fin” de la crisis causada por la pandemia.

Sánchez hizo estas reflexiones en las instalaciones de la empresa farmacéutica Rovi, que se encuentra ya preparada para la fabricación a gran escala de la vacuna que está desarrollando la multinacional estadounidense Moderna en el momento que obtenga la autorización por parte de las agencias reguladoras.

Tras recorrer las instalaciones que la empresa tiene en la localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes acompañado por el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, el presidente del Gobierno destacó el papel que la ciencia y la investigación están desempeñando en esta crisis y que supuso un “apoyo fundamental” para el Gobierno.

El presidente del Gobierno recordó que hasta ahora la prioridad del Ejecutivo era lograr “una convivencia equilibrada” con el virus para no frenar la actividad económica y salvar el empleo, pero ahora “toca neutralizarlo” y para eso España diseñó ya una estrategia de vacunación que define a los grupos más vulnerables, los objetivos, la logística y la distribución, entre otros aspectos.

Por su parte, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, afirmó ayer que España cumplió con la “obligación mínima” de prepararse ante la llegada de las primeras dosis de la vacuna y subrayó que en este asunto, para él, “no hay ideología que valga”.

Asimismo, el plan de vacunación cuenta con una estrategia de comunicación que es “necesaria” porque “estamos ante algo inédito”, advirtió Sánchez.

Esta misma semana, los laboratorios Rovi anunciaron que sus plantas españolas están preparadas para comenzar a producir la vacuna de Moderna a partir de principios de 2021.

La empresa no fabricará el principio activo, sino que se encargará de producir viales, descongelar, envasar y etiquetar el suero en una línea de producción con la que prevé generar “cientos de millones de dosis” del antídoto ARNm-1273 de Moderna, que en los ensayos clínicos demostró una eficacia del 94,5%.

 

Un proyecto en la USC

Por otro lado, cuatro investigaciones de la Universidade de Santiago de Compostela (USC), que cuentan con casi medio millón de euros de apoyo de la Axencia Galega de Innovación, realizan un proyecto de vacuna y exploran nuevos mecanismos de detección temprana del SARS-CoV-2, yagentes antivirales.

“Esta vacuna se producirá en un sistema de expresión de proteínas heterólogas en fermentos de uso alimentario para mantener la antigenicidad de los azúcares presentes en las proteínas superficiales del virus”, explican.

 

Respuesta en mayores

En otra línea, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología señaló ayer que no puede adoptar una postura oficial sobre la seguridad de las vacunas frente al Covid-19 en las personas mayores porque “no existe suficiente evidencia científica”, “ni ningún estudio en fase III publicado”.

Los estudios demostraron que las vacunas que se experimentan son seguras y condicionan el desarrollo de inmunidad “pero las pruebas se han hecho incluyendo a adultos jóvenes y sanos” sin tener en cuenta la particularidad de los mayores, según señalan.

Sánchez afirma que las vacunas suponen “el principio del fin” de la pandemia del coronavirus