El Popular estudia sacar a Bolsa una filial inmobiliaria con nuevos inversores

El banco explora diversas formas de dar entrada a inversores institucionales ajenos a la entidad archivo ec
|

El Banco Popular –entidad en la que está integrado el Pastor– contempla sacar a Bolsa una filial con inmuebles por unos 6.000 millones de euros en el marco de un plan para reducir su nivel de activos improductivos en balance. Además, la entidad analiza cómo dar entrada a nuevos inversores institucionales en esta operación.

En una comunicación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el banco presidido por Ángel Ron explicó que entre las alternativas que maneja para aminorar la carga de activos improductivos se encuentra la creación de esta sociedad, que saldría del perímetro de consolidación de la entidad tras contar con las respectivas aprobaciones corporativas y de los reguladores.

La entidad detalló que el volumen de inmuebles del banco que se podría reducir con esta operación alcanzaría los 6.000 millones de euros, según los análisis actuales. Ante la posibilidad de que esta filial inmobiliaria cotice en Bolsa, el Popular indicó que “en determinados escenarios” se podría incluso llegar a solicitar su admisión a cotización.

Dentro del proceso de configuración de la estructura de esta operación, la entidad indicó que explora “diversas formas de dar entrada a inversores institucionales ajenos al banco”.

El Popular enmarca esta operación dentro de las opciones previstas en el plan de negocio aprobado tras las ampliación de capital de 2.500 millones acometida el pasado mes de junio.

Por otro lado, el Popular transmitió a los sindicatos que iniciará un proceso de despido colectivo en la plantilla en el marco de su nuevo plan de optimización, si bien la entidad no concretó aún las cifras de las bajas ni cómo se articularán estas, según fuentes sindicales, que subrayaron que el banco ha transmitido por escrito esta medida durante la reunión con los representantes de los trabajadores. El representante del banco defendió el plan de optimización al calificarlo de “necesario” para garantizar el futuro de la entidad. Además, se comprometió a acometer estas medidas de la forma “menos dolorosa”, aunque advirtió de que los recursos del banco para ello son “limitados”.

Pese a que la entidad aún no ha aportado cifras concretas, los sindicatos ya esperan un ERE “de calado” y las partes se han citado nuevamente el próximo martes para iniciar las conversaciones. El banco anunció que pretende aplicar las medidas de un nuevo plan de optimización de forma acordada con los sindicatos.

El Popular estudia sacar a Bolsa una filial inmobiliaria con nuevos inversores