El presidente de la Generalitat escenifica en los Juegos Mediterráneos su ruptura con el rey

|

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, escenificó ayer en la ceremonia de inauguración de los Juegos Mediterráneos la ruptura con el rey, ya que no le recibió a su llegada pero sí le entregó después un libro de fotos sobre el 1-O y un informe del defensor del pueblo catalán sobre esa jornada.
Torra, que había mantenido el suspense hasta el mediodía sobre su asistencia a la inauguración, decidió finalmente estar presente, aunque aclaró en una declaración institucional que en lo sucesivo el Govern eludirá los actos organizados “por la monarquía” y tampoco invitará a Felipe VI a los de la Generalitat.
El president fue la primera de las principales autoridades en llegar al Nou Estadi de Tarragona, lugar que albergó la ceremonia inaugural de los XVIII Juegos Mediterráneos, y después lo hizo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. El protocolo fijaba que ambos debían recibir al rey a su llegada, pero tras apearse del vehículo, Felipe VI fue saludado solo por el presidente del Gobierno.
Poco después, ya dentro del estadio, el presidente de la Generalitat se acercó al rey, le saludó estrechando manos y le entregó el libro del fotoperiodista Jordi Borrás “Días que durarán años”, en el que se recoge lo que los independentistas interpretan como represión policial en la jornada del referéndum del 1 de octubre. 
También le entregó los informes del Síndic de Greuges, el defensor del pueblo catalán, sobre lo acontecido en esa jornada.
A continuación el rey accedió al palco del estadio seguido de cerca por Sánchez y a una cierta distancia por Torra, momento en el que varias personas desplegaron dos pancartas pidiendo la libertad de los soberanistas presos. 
Ya en el palco, y de pie escucharon todos ellos –con Sánchez entre el monarca y Torra– el himno nacional, que fue recibido con aplausos mayoritarios frente a los pitos que también se han escuchado, y el propio Torra aplaudió al finalizar esa interpretación.
Además, el presidente de la Generalitat fue abucheado por una parte del público asistente a la ceremonia de inauguración de los Juegos. La escena se produjo cuando el alcalde de Tarragona, Josep Félix Ballesteros, saludó a las autoridades presentes: citó al rey, al presidente del Gobierno, entre otros nombres, y los silbidos se oyeron al pronunciar el nombre del president.

El presidente de la Generalitat escenifica en los Juegos Mediterráneos su ruptura con el rey