El proyecto de la guardería de Vilaxoán incluye un vial de acceso y una zona exterior ajardinada

Diario de Arousa-2019-01-07-016-24545261
|

El proyecto de la guardería incluía una zona ajardinada, un vial de acceso y el pintado, en diferentes colores, de los diversos módulos que componen el nuevo edificio. La infografía enviada en su momento por el Concello de Vilagarcía muestra cómo debería estar el centro una vez finalizadas las obras. Una imagen que dista mucho de la que se puede ver en la actualidad en la parcela municipal de la Rúa Miramar.

“O edificio terá unha zona de acceso que a separa da rúa e que comunica co vestíbulo dende o que as familias poden acceder á zona de espera situada xa no interior do inmoble”, explicaban fuentes municipales en el anuncio de la actuación.

La urbanización del espacio es una de las obras que faltan por hacer en una guardería que también tendría que estar pintada de varios colores y que, en estos momentos, todavía está sin recubrir en algunos módulos, mientras que en otros falta por colocar algunos ventanales de la fachada delantera.

Además, las instalaciones también incluyen, sobre el proyecto, aseos y duchas para el personal, un aseo para las visitas, una zona para aparcar los carros de bebés, la sala de atención a familias, varios almacenes, despensa, lavandería y sala independiente, así como seis aulas y un acceso de servicio para labores de intendencia.

Certificadas a día 31 
La Xunta de Goberno Local del 22 de octubre recogía la aprobación, por parte de la Diputación de Pontevedra, de la solicitud de ampliar el presupuesto. En dicho acuerdo, el organismo que preside Carmela Silva señalaba que “o investimento” deberá estar “executado e xustificado, na súa totalidade, a 31 de decembro de 2018” y advertía de que “o incumprimento das obrigas dará lugar á revogación da subvención”.

A este respecto, desde el ejecutivo de Alberto Varela señalaron que las obras estaban “técnicamente finalizadas” a 31 de diciembre y que si los operarios de la empresa Inelsa seguían en la zona era para corregir “desaxustes” detectados por el director de obra.

Estas “melloras”, explicaban desde el Concello, eran una exigencia del ejecutivo “dacordo co contrato”, aunque estas mismas fuentes aseguraban que, a día 31, “foi executado o contratado”. Eso sí, las obras no están recibidas por la administración municipal, que en cambio sí emitió una certificación de finalización de los trabajos que fue remitida a la Diputación de Pontevedra para cumplir con lo estipulado en la subvención. Técnicos del área de Cooperación del organismo provincial visitarán la zona cuando acaben con la revisión de toda la documentación.

El proyecto de la guardería de Vilaxoán incluye un vial de acceso y una zona exterior ajardinada