Más de medio centenar de personas participa en la Andaina del Tinto y la paella llena en Corón

|

Ribadumia y Vilanova celebraron ayer dos jornadas dominicales festivas. La primera de las localidades puso el broche final al programa de la XLV Festa do Viño Tinto do Salnés y la segunda celebró por cuarto año su Festa da Paella, para recaudar fondos para los eventos grandes en Corón.


En Ribadumia, el programa ayer arrancaba sobre las diez y media de la mañana en la rotonda de Os Castaños. Unas 52 personas tomaron la salida en la II Andaina Solidaria del Tinto, en favor este año de Cáritas.


Cada participante aportó un donativo en metálico en favor del ente solidario y tomó parte en un recorrido de unos doce kilómetros que tuvo lugar durante buena parte de la mañana por lugares de interés turístico del municipio. Así, se conoció y visitó la senda fluvial del Umia, pero también el puente de Os Padriños en Pontearnelas y el paseo de los eucaliptos en el Pazo de Barrantes.


La meta fue instalada en la carpa de la fiesta, en pleno centro, un montaje que este año amplió superficie para poder albergar nuevas actividades.


Entre ellas destacó la celebración de “cantos de furancho” y varios “showcookings” o eventos de cocina en directo, en los que se pudo ver la elaboración de diferentes platos y postres con vino tinto, para catar luego los resultados.
El fin de semana llegó a su término con más actuaciones musicales. Actuó el grupo Añoranza y también M-80, para dar paso a la última de las verbenas previstas en este Tinto, la que ofrecería la orquesta Olympus. Para hoy aún está previsto un epílogo, un día dedicado a los niños, con atracciones y juegos varios.


En Vilanova, la comida de la Festa da Paella se celebró en un pazo Vista Real, con un menú a diez euros que también incluyó empanada, pan, rosca y vino y con un programa que ofertó música y animación.

Más de medio centenar de personas participa en la Andaina del Tinto y la paella llena en Corón