Condenan a un operario de la limpeza y a un vecino que se enzarzaron en una pelea por el baldeo de una calle

|

Una pelea entre un empleado del servicio de limpieza de Caldas y un vecino a cuenta de un salpicón durante el baldeo de una calle ha acabado con ambos hombres condenados por agredirse mutuamente. Los hechos ocurrieron en agosto de 2012, pero fue a finales de 2013 cuando la sentencia de primera instancia se convirtió en firme tras ser ratificada por la Audiencia Provincial de Pontevedra. Este tribunal desestimó el recurso presentado por el operario municipal, que alegaba que actuó en legítima defensa.
Según consta en el fallo, el 8 de agosto de 2012 el empleado de la limpieza estaba baldeando la calle Embudiño cuando el vecino también condenado le recriminó por haberle mojado los pies intencionadamente. Esto derivó en un forcejeo y en un “acometimiento mutuo” que acabó con el trabajador del Concello por los suelos. Durante la pelea, el vecino llamó reiteradamente al operario “hijo de puta”.
Como consecuencia, el trabajador sufrió erosiones y hematomas debajo de un ojo, en un codo y en la rodilla izquierda. El otro implicado en la reyerta también sufrió heridas similares en un hombro y en la cabeza. En ambos casos fueron daños leves.
El juzgado número 2 de Caldas los condenó a los dos por una falta de lesiones, imponiéndoles una multa de 150 euros a cada uno. La resolución incluyó también otra multa de 50 euros para el vecino por injurias, mientras que obligaba al empleado del Concello a indemnizar a su “contrincante” en la cantidad de 24 euros. Pero el operario del servicio de limpieza recurrió este fallo, argumentando que él actuó en defensa propia. La Audiencia rechazó la apelación basándose en la declaración de un testigo, que afirmó durante el acto del juicio que “existió una agresión mutuamente aceptada” y que “los vio agarrándose”. La Audiencia concluyó que los contendientes fueron “recíprocos agresores”, confirmando la sentencia del juzgado de primera instancia. Además, rechazó la indemnización solicitada por el trabajador municipal, ya que durante el juicio oral renunció expresamente a ella.

Condenan a un operario de la limpeza y a un vecino que se enzarzaron en una pelea por el baldeo de una calle