La crisis de resultados pone fin a una era en el Cortegada

Javi Nogueira dirigió ayer por la tarde su primer entrenamiento al frente del Cortegada | jose luiz oubiña
|

LaJavier Nogueira sustituye a Rubén Domínguez al frente del AD Cortegada. La doble derrota el fin de semana ante Azpeitia y Barakaldo precipitó la decisión de la directiva, que destituyó al técnico vigués afincado en Vilagarcía después de 8 temporadas al frente del primer equipo en Liga Femenina 2. Con un balance de 2 victorias y 8 derrotas, el Cortegada se sitúa en la parte baja de la tabla, de ahí el cambio de rumbo realizado por la directiva, desde donde reconocen que prescindir de Domínguez es una “decisión muy difícil”, al considerarlo “un buen entrenador y una figura importante dentro del club”. Además le agradecen su trabajo “y todo lo que nos ha aportado a nivel personal”.

Por su parte Rubén Domínguez dice que “en cierta medida” la sorprendió la decisión “porque no es algo deseado. Entiendo que es una difícil decisión para ellos pero el que tiene un puesto de dirección a veces tiene que tomar decisiones”. Después de tanto tiempo en el club se lo ha tomado con resignación, consciente de que son gajes del oficio. “Es la realidad de ser entrenador, estar durante una etapa en un sitio y que esa etapa en un momento dado se acabe”.

Fue el domingo por la tarde cuando el Cortegada decidió el cambio en la dirección del banquillo, por la noche lo anunció en redes sociales y fue entonces cuando el ya extécnico del equipo recibió mensajes de las jugadoras. “Les he dicho que lo importante es trabajar y centrarse en el próximo partido. Espero que el cambio sea un revulsivo por el bien del equipo, sobre todo porque las jugadoras han trabajado mucho y se merecen ganar. Espero que esto les ayude a hacerlo”.

Rubén Domínguez se va después de un largo período en el que tuvo a sus órdenes a muchas jugadoras de la cantera. A nivel de resultados las dos últimas temporadas ensombrecen sus registros, ya que presenta un balance con el Cortegada en la categoría de 90 victorias y 93 derrotas. Por contra, su mayor logró fue la fase de ascenso de Léon en 2017, cuando estuvo muy cerca de llevar al equipo a la Liga Femenina 1 al caer ante Estudiantes en un final de cara o cruz.

 

Nogueira pide paciencia

Sin mucho tiempo para pensárselo Javier Nogueira recibió la propuesta de la directiva el domingo por noche. “Todo fue muy rápido. Esto me cogió a las diez de la noche. El problema cuando me lo plantearon es que al final aquí somos una familia, entonces me fastidiaba por Rubén porque es amigo mío, por eso tuve mis dudas. Pero tampoco tuve mucho margen a pensármelo, era subirme al carro o no hacerlo”.

Nogueira empezó ayer a entrenar con las jugadoras. El vilagarciano ya estaba conectado al primer equipo desde la cantera, ya que entrenaba al CLB de Primera Autonómica y al equipo júnior de Gallega, con los que aún no había debutado en liga esta atípica campaña.

Tiene una larga experiencia en el mundo de la canasta en la ciudad, ya que entrenó al Liceo masculino en Nacional y también en las categorías inferiores liceístas así como en el CLB una vez realizada la fusión. A sus 50 años lleva los últimos 30 en los banquillos. Compaginará el cargo con sus obligaciones laborales, que le ocupan las mañanas. Y tendrá a su lado los mismos ayudantes en el cuerpo técnico que tenía Rubén. “La directiva me pide cambiar los resultados, hay que entender que el equipo es joven. Trataremos de que la gente que está aportando menos, aporte más. Ahora mismo lo que hay que mejorar es el aspecto mental porque vienes de una dinámica de derrotas. No podemos volvernos locos, no tengo tiempo como para ponerme a cambiar cosas. Tengo que intentar aprovechar el trabajo de Rubén, lo que estaba bien hecho, y poco a poco trasladar la idea del baloncesto que a mí me gusta, pero hay que tener paciencia porque necesitaremos tiempo”.

La crisis de resultados pone fin a una era en el Cortegada