El Ribadumia cae goleado por su falta de contundencia en las áreas

Charles controla el balón durante el último partido en A Senra | mónica ferreirós
|

El Ribadumia cerró su histórica semana copera con una derrota abultada ayer en Cangas por 4-0. Pero ni el viaje entre semana a Cantabria y la exigencia física emocional del encuentro ante el Miengo, ni el hecho de solo haber podido dedicar un  entrenamiento a preparar la cita de ayer sirven para explicar lo sucedido en el campo de O Morrazo. Fue la falta de contundencia en las áreas de los aurinegros lo que explica el marcador. Demasiado abultado a tenor de lo que fue el juego.

De hecho el Ribadumia empezó bien, mandando con el balón ante un Alondras previsible al que le costó generar llegadas. Pero antes de la media hora un penalti absurso por mano en un acción sin peligro allanó el camino al equipo de Jorge Otero. Jesús Varela marcó desde los once metros. El 1-0 descentró al Ribadumia, que poco después perdía un balón en el inicio y estaba a punto de encajar el segundo en un remate de Manu García que se perdió alto. Antes del descanso sí llegaría el 2-0. En otra jugada desgraciada, ya que los visitantes reclaman primero fuera de juego y después falta a Javi Domingo en el remate de Luismi a centro de Iván Pérez llegó el segundo. Máxima efectividad de un Alondras que sigue invicto en liga. Tuvo que mover fichar Luis Carro en el descanso con el 2-0 en contra. Entró Hugo Soto y cambió el dibujo.

El Ribadumia tuvo un buen primer cuarto de hora de la reanudación, pero el faltó dominar las área y tener pegada.  Su mejor ocasión llegó en remate de zurda de Diego que rechazó Martín y ni Hugo Soto primero ni Charles después aprovecharon el balón suelto en área.

En el minuto 65 el Alondras, por contra, sí encontró el camino al gol. Lo hizo Manu García con un gran remate de zurda que se coló por la escuadra. A partir de ahí el partido quedó sentenciado. Los locales hicieron el cuarto por mediación de Luismi, que firmó un doblete. Un resultado amplio que penalizó la falta de contundencia en las áreas  del Ribadumia.

El Ribadumia cae goleado por su falta de contundencia en las áreas