Illa abre la puerta a ampliar el toque de queda, pero descarta el confinamiento domiciliario

Numerosas personas caminan por Barcelona | Enric Fontcuberta
|

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, aseguró ayer que, aunque el estado de alarma permite toques de queda entre las 22.00 y las 07.00 horas, está abierto a modificarlo para doblegar la curva de contagios de Covid-19.

En esta línea, Illa manifestó que “si hay que revisar esta franja horaria, vamos a hacerlo hablando con todo el mundo”.

En una rueda de prensa en la Delegación del Gobierno en Barcelona, indicó que el Ejecutivo central “nunca se ha negado a escuchar y a valorar esta posibilidad”, pero que es necesario hacerlo con las máximas garantías jurídicas para no limitar derechos humanos, en sus palabras.

“El Gobierno siempre va a estar a favor de cualquier medida que sea eficaz para doblegar la tercera ola. Ahora bien, todas se tienen que adoptar con la adecuada cobertura legal”, explicó.

Del mismo modo, aseguró que está en constante contacto con los gobiernos autonómicos. “Vamos a ejercer este liderazgo compartido, estoy en diálogo con las comunidades, las vamos a seguir escuchando”, afirmó.

Por su parte, Castilla y León estrenó ayer el adelanto del toque de queda entre las ocho de la tarde y las seis de la mañana para contener la tercer ola de la pandemia, en un ambiente de incertidumbre que se materializará en la práctica en que no habrá multas entre las 20.00 y las 22.00 horas, ya que los agentes se limitarán a informar.

En la misma línea, el Gobierno de Melilla mostró su disposición a adelantar el toque de queda en cuanto sea autorizado por el Ministerio de Sanidad, de acuerdo con el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

Según avanzó su consejero de Salud Pública melillense, Mohamed Mohand, desde que se inició la alarma 25 de octubre, “Melilla ha tenido el toque de queda más restrictivo a nivel nacional, a las diez de la noche, pero el deseo de es reducirlo aún más si cabe si tuviéramos los instrumentos jurídicos a nuestra disposición”.

Mientras, el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) publicó ayer el adelanto del toque de queda a las 23.00 horas y el cierre de todos los establecimientos a las 22.00 horas..

Del mismo modo, el toque de queda en Menorca se adelantó desde ayer a las 22.00 horas después de que la Isla haya pasado a nivel 4 de alerta sanitaria.

 

Confinamiento domiciliario

Sobre la posibilidad de decretar otro confinamiento domiciliario por el incremento de casos, Illa afirmó que es una opción que no contemplan y recordó que se doblegó la segunda ola de la pandemia en otoño sin esa medida.

“Pensamos que con los instrumentos que tenemos a disposición, los previstos en el estado de alarma, es suficiente para doblegar esta tercera ola”, subrayó y destacó que tras aplicar medidas hay que esperar algunos días para ver su efecto.

Preguntado por la presencia de la cepa británica de coronavirus en España, Illa aseguró que están siguiendo los casos con “muchísima atención” y que se están haciendo grandes esfuerzos de secuenciación.

Asimismo, indicó que el Gobierno está siguiendo dos otras cepas , por lo que se mantienen “en contacto permanente con las autoridades europeas”.  

 

Posición de las comunidades

Por su parte, algunas comunidades siguen insistiendo en decretar el confinamiento domiciliario para atajar la tercera ola.

De nuevo, el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, pidió a Illa que “rectifique de inmediato” y permita el confinamiento domiciliario en aquellos municipios andaluces que los expertos recomiendan.

“La Junta de Andalucía está dispuesta a asumir cualquier costes”. “No se trata de ganar escaños sino de salvar vidas”, subrayó el también líder de Ciudadanos en la comunidad.

Asimismo, la presidenta de Cs, Inés Arrimadas, abogó ayer por “tomar medidas drásticas ya” ante la tercera ola del Covid-19 e insistió en su propuesta de aplicar un confinamiento inteligente, además de acelerar el plan de vacunación e impulsar los test y el teletrabajo.

No obstante, en la línea opuesta la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se desmarcó de “confinamientos severos que están arruinando a tantas familias y que se detectó en otras comunidades que luego no funcionan”.

Su estrategia “pasa por hacer muchos test, por seguir hablando con la población, con mensajes de precaución”. “Una vez pasadas las navidades y que no hay tantas reuniones familiares, y ahora que tenemos estos bloqueos con la nieve, estamos convencidos de que vamos a bajar el contagio sin tener que estar afectado a tantas familias”, sostuvo.

Illa abre la puerta a ampliar el toque de queda, pero descarta el confinamiento domiciliario