Caballero se siente “más apoyado, si cabe, por la militancia del partido”

Caballero no reconoce que el resultado electoral avale las políticas de Feijóo | aec
|

El resultado cosechado en las elecciones del 12 de julio dejó en entredicho la fiabilidad del proyecto liderado por Gonzalo Caballero para el PSdeG, aunque, mes y medio después, el secretario xeral de los socialistas gallegos asegura sentirse “más apoyado, si cabe, por la militancia del partido”.

En una entrevista, Caballero ratifica su intención de seguir al frente de la organización pese a haber sido relegado al tercer lugar del espacio político gallego, aventajado por el BNG, al no conseguir incrementar su representación.

Sobre esta cita electoral, el dirigente socialista expone que se celebró “en medio de una pandemia” y que ello condicionó de tal forma su desarrollo que hizo que fuesen las elecciones gallegas con menos participación de la historia de la autonomía, un escenario –agrega– que lastró totalmente sus aspiraciones de romper con la hegemonía del PPdeG.

“Desde el primer momento siempre planteamos que para el Partido Socialista era fundamental que hubiese una alta participación”, recuerda Caballero, que también incide en criticar la “confrontación y tensión desleal” instigada desde la Xunta hacia el gobierno de España, liderado por el PSOE y principal aval de la candidatura que él encabezaba.

No obstante, reconoce que “el PP revalidó la mayoría absoluta” con legitimidad, aunque se niega a asumir este resultado como un aval de la gestión practicada por los populares en la última década en Galicia y ahonda en que, de la actual crisis causada por el coronavirus, toca salir “con políticas progresistas” y que apuesten por los servicios públicos.

“Ese es el legado y esas son las recetas que tenemos los socialistas”, asegura el líder del PSdeG, que llama a tomar nota de los errores cometidos a nivel orgánico y apuesta por un partido que haga “más pedagogía” a la hora de explicar su proyecto en esta legislatura y consiga así “penetrar más en la sociedad”.

Caballero se ve capaz de liderar la “remontada electoral” que quiere comenzar el PSdeG y que ve condición ineludible para el cambio en Galicia, puesto que, cuando no son los líderes de la oposición, “el PP refrenda y amplía su mayoría”, dice.

Siete años
En esta empresa, reitera que cuenta con el apoyo de la militancia y saca a colación el ejemplo de Emilio Pérez Touriño, el último presidente gallego del PSdeG, quien “necesitó siete años” para llegar a este cargo y que -a su juicio- demuestra la importancia de mantener un proyecto para alcanzar cotas de éxito mayores.

A partir de ahí, no se atreve a especular con si debe ser él quien concurra como candidato en las futuras elecciones gallegas, todavía muy lejanas, sino que simplemente se compromete a cumplir sus cuatro años como diputado y como secretario xeral para cumplir con su compromiso.

“Todos los cargos del partido se deben a la militancia y a la dirección del partido. No hay nadie que esté por encima de la organización”, zanja Caballero, preguntado por las críticas proferidas por ciertos cargos institucionales del partido y a quienes, en un aviso a navegantes, llama a “poner lo colectivo, el reto de transformación de Galicia”, por encima “de ajustes y prioridades personales”.

Caballero se siente “más apoyado, si cabe, por la militancia del partido”