Un vilagarciano recibe la primera dosis de la vacuna Sputnik en San Petersburgo

Juan Oliveira recibió ayer la primera dosis de la vacuna Sputnik | cedida
|

Se llama Juan Oliveira, es de Vilagarcía y es muy probable que sea el primer arousano en recibir la primera dosis de la “Sputnik”, la vacuna patentada en Rusia y con la que se persigue derrotar al coronavirus. La historia de Juan Oliveira en un país en el que están ahora a 17 grados bajo cero se remonta a hace casi cuatro años y medio. “Eu era profesor de español en Londres e levaba un tempo vivindo alí. Empecei a cansarme moitísimo do estilo de vida caótico dunha gran capital e empecei a mandar currículos para diferentes países do país asiático”, explica. Su sorpresa fue mayúscula cuando una de las opciones laborales le surgía en San Petersburgo. “Como sempre me gustou a historia e son moi aventureiro pois lanceime e vinme”, apunta.

Su determinación lo llevó a pasar de un cálido octubre en Vilagarcía a seis grados bajo cero en solo doce horas. “Cando cheguei aquí a primeira impresión non foi boa”, reconoce. Dice que “vinme sen saber falar ruso e aquí descubrín que ninguén falaba en inglés, que era a lingua que eu máis ou menos dominaba. As primeiras semanas estiven moi perdido, pero ao final acostumeime e estou moi contento”.


Contento sobre todo porque San Petersburgo le abrió oportunidades laborales y también personales. “Aquí coñecín á que agora é a miña muller, unha rusa siberiana, e hai un ano e medio máis ou menos emprendemos un negocio, que é unha escola”, explica.


Con una permanente comunicación con Vilagarcía y con otros puntos de Galicia a través de su familia y de sus amigos, Juan Oliveira conoce cómo está siendo la evolución de la pandemia y las restricciones en su tierra natal. En Rusia, asegura, la llegada de la Covid-19 les pilló menos desprevenidos a principios de 2020. “En Rusia, cando se empezaba a falar do coronavirus aló polo mes de xaneiro, xa se pecharon as fronteiras con China e co resto de Europa. Recordo que había países que botaban as mans á cabeza, pero o certo é que nos deu marxe. Cando en España estabades confinados nós faciamos vida normal e sen máscaras”. El confinamiento en Rusia no les impidió salir a la calle, pero Juan apunta que “na escola non podía traballar dende marzo ata setembro, os restaurantes estaban coa metade do aforo ata as 11 da noite e os cines e teatros cun 25”. Eso sí, reconoce que al principio “mirábante como un bicho raro se levabas a máscara”. La perspectiva de este elemento imprescindible en pandemia cambió en noviembre. “Volveron subir os casos e volveron a pecharnos ata finais deste mes de xaneiro. Agora si que ves a máis xente pola rúa coa máscara e tamén con guantes”, reconoce.


Este profesor vilagarciano apunta que el sistema de vacunación en Rusia dista mucho del que se está aplicando en España. “Hai que ter en conta que Rusia é produtora, e polo tanto non ten os problemas de recepción que poden ter outros países. Aquí en outubro empezaron a vacinar aos sanitarios e aos mestres da educación pública. A vacinación non é obrigatoria e despois do ano novo xa empezou a campaña con toda a poboación”, indica. ¿Cómo es el procedimiento? “Pois pides cita por internet como no Sergas. Nós pedímola o venres pola tarde e xa nola daban para o sábado. Ao final por temas de traballo viñemos hoxe -por ayer-. Todo moi rápido”. Dentro de 21 días recibirála segunda dosis. Eso sí, reconoce que “aquí tamén hai negacionistas, ao igual que en España”.


Juan Oliveira, que sigue muy atento la prensa europea y la española, apunta que “me sorprendeu moi gratamente a eficacia do sistema ruso e, aclarando que non creo que Putin o faga moi ben, penso que outros gobernos poderían telo feito mellor”.


Por el momento tanto él como su mujer ya han recibido la primera dosis de la vacuna Sputnik sobre la que muchos "dixeron de todo, incluso que podían saírche escamas". El grupo poblacional en el que se incluyen Juan y su mujer todavía tendrían que esperar unos meses para recibir la dosis en España. 

Un vilagarciano recibe la primera dosis de la vacuna Sputnik en San Petersburgo