A Illa recupera la inversión en obras que durante tres años fue íntegra a las casas modernistas

La Avenida Castelao llevará la inversión más ambiciosa, de un millón, en un proyecto de dos años | g. salgado
|

A Illa incrementa este año el número de obras en el municipio. Lo hará gracias a un presupuesto de 2021 que el Pleno aprobará mañana jueves en sesión extraordinaria (13:30 horas). Se trata de un documento que devuelve la tradicional configuración de la inversión real del capítulo 6, destinada íntegramente durante los últimos tres ejercicios a la financiación de la recuperación de las casas modernistas.


Pagada ya esta gran actuación, el Ayuntamiento recupera unos 300.000 euros que desde ya podrá destinar anualmente a otros proyectos. Y el presupuesto de este 2021 incluye una importante relación de actuaciones, en parte también financiadas por los fondos provinciales o contando son subvenciones de la Xunta.


El alcalde, Carlos Iglesias, destacaba ayer las principales inversiones previstas. Uno de los proyectos de mayor trascendencia en los dos próximos años será la transformación de la Avenida Castelao. Se va a proceder a su reforma, a través de un convenio con la Diputación que, terminada la obra, culminará con el traspaso de la titularidad del vial, provincial, en favor del Concello.


Por un millón de euros

El montante de la actuación será importante, alrededor del millón de euros, pero a la espera de la tramitación —demorada por la pandemia—, la previsión es que los trabajos no puedan dar comienzo sino en el último trimestre de 2021. De ahí que la reserva de fondos municipales este año sea menor, unos 50.000 euros. El grueso del proyecto, el 70 % de los fondos, será aportado por la institución que preside Carmela Silva y el Concello consignará otra partida, mayor, en 2022.


Otra de las avenidas a mejorar será la Valle-Inclán, a la que en este 2021 se destinan 31.500 euros municipales para un asfaltado que espera doblar el presupuesto a través de una subvención de Vicepresidencia de la Xunta.


Una de las mayores partidas de este año se va al pabellón de deportes, en el colegio, al que destinan 120.000 euros para mejorar los aislamientos, paredes y tejado. Con otros 125.000, además, el Concello termina de pagar la adquisición de la nave para obras y servicios. A este departamento van cerca de 20.000 euros más para la compra de un vehículo. También destacan los 150.000 euros que se reservan para el arreglo del paseo peatonal de O Naval, a fin de reparar la pasarela, en muy mal estado.


Habrá 44.200 euros para mejoras de caminos en Quilma, una zona rústica en la que el gobierno local espera añadir también fondos de una subvención autonómica, del Agader (Axencia Galega de Desenvolvemento Rural).


Parques infantiles

La renovación de los parques infantiles, otra demanda vecinal, se atenderá con 62.000 euros, mientras que se dará solución a varios problemas detectados en puntos de la red de saneamiento con 45.700. Una partida similar, de 47.300 euros, se reserva a un proyecto bianual de Medio Ambiente, para la recogida separada de residuos que incluye la adquisición de un vehículo eléctrico. Relacionado con este departamento figura también la renovación del perímetro de protección de la duna de la playa de Area da Secada, con 8.000 euros reservados del municipio y aspiración de conseguir más recursos del Fondo de Compensación Ambiental.


El Concello también prevé renovar marquesinas de paradas de autobús, para lo que aparta 10.000 euros. La escuela infantil A Galiña Azul será “autónoma” en la producción de energía eléctrica gracias a la instalación de paneles fotovoltaicos, para los que van 16.700 euros. Y finalmente, se fijan 35.000 euros para renovar por completo la pista de tenis en Testos, muy deteriorada por el uso.


El documento económico para este año asciende a 3.824.000 euros, incluidos ya los 427.000 que llegarán del Plan Concellos de la Diputación. La total es una cifra en la línea de los últimos años, superior incluso a la de 2020.


Casas modernistas

La financiación de la recuperación de las casas modernistas se había llevado todo el capítulo de inversión real en los últimos tres años recordaba ayer Iglesias. Durante este tiempo, el Concello solo pudo destinar a otras obras lo recibido a través de la Diputación, como el Plan Concellos, y otras ayudas.


Las casas, por su parte, esperan para su apertura. Las obras están listas, a falta de unos “flecos” que el Concello reclama a la empresa tras la entrega, dentro de la garantía. Paralelamente, se trabaja en el traslado de la biblioteca, un trabajo “doble”: El traslado “físico” de los fondos y la nueva catalogación electrónica impuesta si se quiere optar a subvenciones, lo que dilata el trabajo. En todo caso, la situación sanitaria impediría su apertura por el momento.

A Illa recupera la inversión en obras que durante tres años fue íntegra a las casas modernistas