Mala noticia lo del Saco de Fefiñáns

|

La noticia hecha pública por el concejal cambadés Víctor Caamaño en diciembre pasado, en el sentido de que Portos de Galicia le ha comunicado que aceptó la petición de “dar carpetazo” al proyecto de dotación de compuertas a la Ensenada del Pombal, denominada de un tiempo acá “Saco de Fefiñans”, constituye una muy mala noticia para los intereses de Cambados, toda vez que lo que se pretendía era utilizar un espacio singular por su hermosura y naturaleza como lugar de promoción turística y de recreo para usos náuticos sin perjuicio de su utilización como zona de producción marisquera. Dicho proyecto fue sacado a licitación en el año 2013 y aunque no se trató nunca de una necesidad urgente, contaba con una mayoritaria aceptación de la Cofradía de Pescadores, Asociación de Mariscadoras y Corporación Local, sin que se hayan manifestado en contra comerciantes, hostelería o el vecindario en general, por lo que gozaba del respaldo de las entidades directamente afectadas. Ahora, tras el cambio producido en el gobierno municipal y de la Cofradía, los nuevos regidores han mostrado su oposición a la referida obra y el organismo regidor de los Puertos de Galicia parece haber aceptado la paralización, aunque no hemos llegado a ver la resolución y los términos de la misma. Sentimos tal decisión pero no nos hace cambiar de opinión y, aunque sabemos que no se hará de inmediato, sigue existiendo la posibilidad de hacerla más adelante, porque el beneficio de tal instalación es innegable para la promoción de Cambados y su uso y disfrute por los cambadeses y visitantes. Valga el comentario hecho al que suscribe por  Joan Juvé, fabricante de un excelente y famoso cava, en presencia del entonces alcalde Santiago Tirado: “Mira Pepe, si tenemos este sitio los catalanes… sacábamos oro”. Y si además se puede compatibilizar su uso con  el marisqueo, no hay razón alguna para oponerse, aunque en cuanto a lo del marisco debo señalar que nunca  fue un lugar de importancia por la muy escasa producción, ni siquiera ahora que han sembrado la desabrida almeja japónica que debiera desaparecer de nuestros arenales. Lo que procede es explotar debidamente el Sarrido, para lo que sugiero que contraten a un mariscador cualquiera de Noya para que imparta enseñanza en esa materia. Decir también que esta oposición a las compuertas del Pombal me recuerda la ocurrida hace un siglo, más o menos, cuando unos cuantos burgueses se opusieron al paso del ferrocarril por Cambados porque haría mucho ruido. ¡¡ Cosas veredes… ¡!. 

Mala noticia lo del Saco de Fefiñáns