Agostiño le da otra bofetada verde al alcalde 2.0

|

LOS teólogos sostienen que el orden sacerdotal imprime carácter, teoría a la que deberían apuntarse los politólogos en relación con el cargo de conselleiro de Medio Ambiente. Agostiño Hernández, quien antes de dar el salto al Concello de Santiago fue el jefe de la cosa verde en la Xunta, lo demuestra con sus actuaciones. Hace unos meses protagonizó una interpretación genial en el Sar, donde apañó lixo y tras blandirlo contra el alcalde, Martiño “2.0” Noriega, para demostrarle que estaba contaminado, lo devolvió al cauce. Su deformación profesional lo ha llevado ahora a denunciar que las zonas verdes están a monte e incluso hay lugares donde las malas hierbas cubren las cunetas. Tiene toda la razón, pero al regidor no le importa lo más mínimo. Ese es el problema. Por cierto, esta vez a Hernández no se le ocurrió plantar hierbajos... Menos mal.

Agostiño le da otra bofetada verde al alcalde 2.0