Medio Ambiente da luz verde al traslado de Fundiciones Rey a O Pousadoiro

Las instalaciones de Fundiciones Rey en Rubiáns se quedaron obsoletas para las exigencias del mercado actual | gonzalo salgado
|

El Consello da Xunta aprobó en su última reunión la modificación 1 del proyecto sectorial del polígono de O Pousadoiro lo que, en la práctica, da luz verde al ansiado traslado de Fundiciones Rey.


Esta modificación, tramitada ante la Consellería de Medio Ambiente, permite incrementar la altura máxima de las edificaciones del parque, que pasarán de 11 a 16 metros. Con este trámite, lo que se busca, explican desde el organismo autonómico, es facilitar la instalación de empresas que precisan de una mayor altura para sus actividades. Es el caso, precisamente, de Fundiciones Rey, que promovió esta modificación para poder dar cabida a las nuevas necesidades y mantener e incluso aumentar su cartera de clientes.


La empresa, que se puso en marcha en 1944, se encuentra en unas instalaciones, situadas en Rubiáns, que permiten la fabricación de piezas de hasta 8 Tm que tienen como destino empresas de la minería, del naval y la maquinaria-herramienta.


Sin embargo, los requisitos del mercado plantean la necesidad de fabricar piezas de 20 Tm, demanda para que la firma pidió, en más de una ocasión, la implicación de las administraciones.


Características urbanísticas

El proyecto sectorial del parque de O Pousadoiro establece una zonificación que contempla tres tipos de parcelas en función de su tamaño: Tipo A, tipo B y tipo C. Fundiciones Rey quiere ampliar sus instalaciones en las dos parcelas de tipo B que quedan en el parque empresarial situado en los límites entre Vilagarcía y Caldas.


Así pues, la modificación del proyecto sectorial afecta únicamente a las alturas de las parcelas tipo, sin sufrir alteración alguna ni la zonificación del polígono, ni el viario, ni el resto de parámetros de la ordenanza.

Fundiciones Rey precisa instalar en su ampliación equipos de fabricación concretos que pueden llegar a alturas de doce metros y que, para su manipulación, requieren una altura de edificación de 16 metros, lo cual será posible con la modificación sectorial que acaba de aprobar el Consello da Xunta.


Más de tres cuartos de siglo vinculados a la ciudad

Era precisamente en el 75 aniversario de Fundiciones Rey cuando saltaba la voz de alarma. La propia empresa lo daba a conocer: O se modificaban las circunstancias o tendría que irse de la ciudad. Ser competitivos y mantener la cartera de clientes se hacía cada vez más difícil para la familia que mantiene esta firma desde 1944. Por ello, lanzaron un SOS que pronto tuvo su réplica en las administraciones. Ahora, con esta modificación del plan sectorial, la fábrica seguirá ligada a la ciudad que la vio nacer en aquel lejano 1944, en plena postguerra, cuando Ramón Rey convirtió un taller en San Roque en un futuro próspero.


Creación de empleo

De esta manera, Fundiciones Rey podrá dar servicio a todos aquellos proveedores que requieren piezas más grandes por las nuevas necesidades. Es el caso de los petroleros y grandes buques mercantes en el sector naval; del incremento de las turbinas, bombas y volantes en el sector industrial o de los nuevos tamaños de máquinas y herramientas.


La empresa da trabajo en la actualidad a unas 60 personas y, para la construcción de las nuevas instalaciones en O Pousadoiro, prevé la creación de 25 nuevos empleos.


Además, una vez que comience a funcionar la nueva nava, la previsión apunta a la puesta en marcha de medio centenar de puestos de trabajo, que incluso podrían duplicarse, según las previsiones que se manejan desde la propia empresa y sin tener en cuenta los empleos indirectos de empresas auxiliares.


Precisamente en los beneficios socioeconómicos sustentó Fundiciones Rey la modificación del plan sectorial de O Pousadoiro, que es de interés público desde su creación, en 2004. Revertir la situación actual del tejido industrial, que arrastra todavía los devastadores efectos de la crisis de 2008, es uno de los objetivos. 

Medio Ambiente da luz verde al traslado de Fundiciones Rey a O Pousadoiro