LA RETIRADA DEL CABLEADO ELÉCTRICO

|

A juzgar por lo anunciado por el gobierno local en la presentación de los Presupuestos para el año 2016, una de las partidas de gasto en el apartado de obras será la retirada del antiestético cableado eléctrico que “lucen” numerosos edificios, calles y plazas de la Villa declarada Bien de Interés Cultural y Conjunto Histórico Artístico, asunto que el que suscribe trajo en más de una ocasión a las páginas de este y otros rotativos por lo que supone de serio perjuicio para la imagen urbana. En principio se presupuesta un gasto de 110.000 euros para soterrar el tendido actual en la Rúa Real, cantidad que se pagará con cargo a fondos municipales y que debiera correr a cargo de la empresa suministradora de la electricidad, o, al menos, en parte, de la Conselleria de Industria, previa la correspondiente gestión por parte de la alcaldía o concejal ”en quien delegue”. Porque no debemos olvidar que las compañías eléctricas siguen exprimiendo a los consumidores de la energía, a pesar de gozar de una enorme dádiva del expresidente Zapatero, por un misterioso concepto denominado “déficit tarifario” que les ha supuesto y sigue suponiendo un ingreso multimillonario, y también exprimen a los concellos cobrando por la corriente nocturna una burrada cada mes. Como quiera que el indicado cableado recorre todo el casco urbano, desde la referida Rúa Real hasta el confín de la Rúa Narciso Pérez, va a resultar que el presupuesto total se aproximará al millón de euros, algo que no nos consta que haya estudiado el gobierno cuatripartito, porque no cree uno que solamente se limite la actuación a la referida Rúa Real. Y conste que en la Rúa Narciso Pérez ya existe, al menos en un considerable tramo, la tubería subterránea necesaria para instalar el cableado, lo que reducirá con mucho el coste de la obra.Cabe decir aquí que esta actuación, según se nos ha comentado anteriormente, se debe a la iniciativa del concejal de Obras y otras materias, José Ramón Abal Varela, que aunque no es el que más sale fotografiado en los periódicos, parece ser el que más iniciativas aporta al trabajo del equipo de gobierno, algo que justifica su inclusión en tal equipo ya que fue el que con su voto posibilitó la formación del cuatripartito, pese a haber sido muy maltratado, de palabra, por los blogs de afines de los otros grupos hasta el momento mismo de la elección de, en este caso, la alcaldesa.
        Volviendo al feo, grueso y negro cableado, creemos imprescindible que se lleven a cabo las gestiones oportunas para conseguir financiación para una buena parte del coste de las obras o en otro caso difícilmente las veremos realizadas por el enorme importe que se le supone. Ahí es donde se ve la labor de un gobierno municipal, porque cargar todo el gasto de una obra a una sola partida económica supone dejar a otros sectores de la vecindad sin su parte del pastel.
 

LA RETIRADA DEL CABLEADO ELÉCTRICO