Una victoria de pico y pala

Pedro García pugna por el balón en el área de la UD Ourense en un lance del partido de ayer en A Lomba | gonzalo salgado
|

“Las finales no se juegan, se ganan”, es una de las míticas reflexiones que dejó para la posterioridad Alfredo di Stéfano. Y eso básicamente fue lo que hizo ayer el Arosa. Obligado en su papel de perseguidor del líder Arenteiro, el equipo de Rafa Sáez sacó adelante el partido aplazado ante la UD Ourense. Era una de las finales que restan para la conclusión de la liga, que avanza veloz hacia su emocionante desenlace.


Supone la segunda victoria seguida en A Lomba, cuyo terreno de juego no está para florituras. Más bien, para pico y pala. Y eso fue lo que planteó el Arosa, con Pedro García en el sitio natural de Julio Rey. Músculo, partido físico y practicidad en defensa, con el despeje como primer mandamiento. Además otra de las premisas fundamentales fue la de aprovechar los errores del rival en su tercer partido en apenas ocho días. Fueron dos de bulto los que le costaron los goles a la UD Ourense antes del descanso. Primero se le escapó de las manos un balón sin dificultades al joven portero Dani Sampayo en área pequeña en un córner lanzado muy cerrado por Kilian Villaverde. Y allí estaba para empujar el esférico a la red Javi Fontán, que desde que sube a rematar el balón parado lo hace con instito de “killer”.


El 1-0 llegó en el minuto 37 y aclaró un panorama que no era demasiado alentador para el Arosa. Y es que pese a su buen arranque, metiendo a los unionistas en campo contrario y avisando con un derechazo de Cotilla, poco a poco su rival fue creciéndose hasta no solo nivelar el juego, sino también encadenar fases de dominio y llegadas con bastante jugadores a campo contrario profundizando por las bandas, sobre todo la izquierda.


El 1-0 fue un bálsamo para el Arosa, que había tenido en un par de llegadas de Kilian en área sus únicas aproximaciones para hacer algo de ruido. La UD Ourense dio respuesta y se fue hacia adelante para empatar. Un remate desde la frontal de Tiago, demasiado inocente para sorprender a Cobo, fue su mejor ocasión. Cuando parecía que la primera parte echaba el cierre, el Arosa volvió a encontrar premio. Para que te toque un sorteo hay que comprar la papeleta y eso fue lo que hizo Pedro Beda. En un balón que caía del cielo a zona defensiva visitante. Viti optó por ceder de cabeza al meta Sampayo. Beda, ave de presa, intuyó la acción y así llegó antes que el portero para regatearlo y marcar a placer. Su noveno gol en liga. Si no llegan balones al área en posiciones de remate, él solito se busca la vida para que el Speaker Acha haga sonar en A Lomba “Maria Caipirinha” de Carlinhos Brown.


Rafa Sáez, entrenador del Arosa

“Tal y como tenemos el terreno de juego es imposible ofrecer una versión de juego combinado”

”El objetivo era sumar de tres después de la racha de empates consecutivos. Ganar es muy importante. Llevamos solo dos puntos menos respecto a la primera vuelta. Tal y como tenemos el terreno de juego es imposible ofrecer una versión de juego combinado, el campo en este momento por las lluvias y el barro que tiene está impracticable. Buscábamos un partido en el que tuviera más incidencia el juego directo, la segunda jugada, la brega y el trabajo defensivo. La apuesta era esa con un equipo titular adaptado a las circunstancias del terreno de juego y pienso que al final los jugadores entendieron que ese es el camino. Lo importante es la cantidad de puntos con la que lleguemos a la segunda fase sin olvidar que el objetivo principal es entrar entre los tres primeros. Va a ser una carrera de fondo, sobre todo estos cinco partidos que restan de la primera fase”


Con 2-0 el Arosa en la segunda parte afianzó su plan de ser un muro. Campillo y Ross al menos así lo entendieron. Se pusieron las botas en su festín de acciones defensivas. Corte, anticipación, despeje, duelos aéreos...infranqueables. El Arosa dispuso de una gran ocasión de inicio para hacer el 3-0 en un mano a mano en el que Javi Otero pecó de generoso al pasar a Kilian en vez de chutar a portería. La UD Ourense volvió a encadenar una buena fase de juego antes de la hora de partido, con llegadas por la izquierda con Alfredo y Carlos De Dios, pero no fue capaz de generar ocasiones para rematar. El Arosa pasó a controlar el partido y el juego, dejando pasar los minutos y mostrándose sólido en tareas de contención. Los visitantes trataron de revitalizarse con los cambios, pero entre el buen hacer de su rival y lo irregular del terreno de juego no tuvieron opción de meterse en el partido. Salvo un disparo de Gabi lejano que envió a córner Cobo el bagaje ofensivo del equipo de Fernando Currás en la segunda parte fue inexistente.


El Arosa tuvo un final plácido, incluso Rafa Sáez pudo dar descanso con los cambios a jugadores importantes como Pedro Beda. Los ourensanistas perdieron fuelle, quizá acusando el esfuerzo realizado el miércoles ante el Barco, y el partido languideció hasta el 2-0 final, que reafirma al Arosa en la pelea por el ascenso. Suma 33 puntos, los mismos que tiene en el otro subgrupo el Somozas también con 17 partidos jugados, 3 por detrás del Arenteiro y a 4 del Bergantiños, que aún tiene una jornada pendiente. Las espadas siguen en todo lo alto a falta de cinco jornadas para cerrar esta fase.  



Una victoria de pico y pala