Una fusión que acabará llegando

FOTO: Arrimadas
|

Inés Arrimadas todavía tiene que estar digiriendo los resultados electorales cosechados en las autonómicas catalanas. De fuerza más votada ha pasado a ser poco menos que nada. Por eso, es normal que comiencen a escucharse voces que hablen de la necesidad de que Ciudadanos y PP terminen por unir fuerzas. Sin embargo, esta posibilidad no le gusta nada a la lideresa de la formación naranja. Ella alega que se trata de cuestiones ideológicas, pero, en el fondo, todo el mundo sospecha que el problema es más de relevancia pública y política que de otra cosa. Veremos cuantos descalabros electorales más hacen falta para que, al final, tengamos boda.

Una fusión que acabará llegando