La dificultad del verbo “dimitir”

|

DE ESPAÑA siempre se dice que es el único país del planeta en el que los políticos no saben conjugar el verbo dimitir. Sobre todo la primera persona del presente. Sin embargo, cuando algún cargo público se decide a demostrar que semejante afirmación no es más que una maldad sin sentido, la realidad se empeña en demostrar que, en el fondo, esa es la realidad. Eso es lo que ha pasado en Cambre, donde el concejal de Deportes dimitió después de que desde su departamento se enviara un documento con poca gracia bromeando sobre el Celta y, a las pocas horas, se desdijo para seguir en el cargo. FOTO: Brais Cubeiro, edil de cambre | Aec

La dificultad del verbo “dimitir”