El martillo sanitario se volvió clavo durante un día

|

SER conselleiro de Sanidade o es ningún chollo. No lo es con Feijóo, no lo fue con Touriño, ni con Fraga ni con ninguna de las Xuntas precedentes. Ocurre como con el ministro del Interior, le van caer palos por lo que haga o por lo que no haga. “Si naciste pa’ martillo del cielo te caen los clavos”, que dice la letra de “Pedro Navaja”. El actual responsable de la sanidad gallega, Jesús Vázquez Almuniña, no es precisamente el más conocido de los miembros del Gobierno autonómico, pero aun así se lleva su ración de labazadas. Él no pierde la calma ni el humor y es capaz de confesar en una entrevista que “el 95% de las 1.500 alegaciones a la Lei de Saúde eran de corta y pega”. Incansable debía de ser el ordenador de los “alegantes”... por un día le toca a él ejercer de clavo y caer sobre los martillos.

El martillo sanitario se volvió clavo durante un día