LA AMANTE DE PICASSO

|

Sobre el genio Picasso y sus circunstancias se han escrito ya más de 500 libros en idiomas cultos. Acerca de los mismos y también en relación con el propio pintor, nadie sabe tanto en Galicia ni tiene tanta información como el extraordinario periodista coruñés Ángel Padín Panizo. A la zaga le iba el periodista lucense –y amigo que fue en vida de Picasso–, Antonio Domínguez Olano, recientemente fallecido.

Hoy, registremos el éxito de la obra “La mujer que llora” que explora la vida de Dora Maar, la amante de Picasso, que ha dado el premio Azorín de novela 2013 a la escritora cubana Zoe Valdés, convocado por Planeta y la Diputación de Alicante y dotado con 68.000 euros.

El interés de Zoe Valdés por el surrealismo ha tenido siempre nombre de mujer. Ahora estudia la influencia que la relación sentimental de Dora Maar con Picasso tuvo en la vida y en la obra del genio. Dice que Dora era una mujer con muchas inseguridades. Tras su ruptura con Picasso , cuando ella tenía 51 años, decide recluirse para siempre y entregar su vida a Dios. Cuando Dora decidió dejar la fotografía fue el propio Picasso el que la instó a desarrollar su labor artística como pintora. Sin embargo, el pintor también hizo que ella sometiera su existencia a la del genio. Valdés se ciñe a un período concreto de la vida de la artista en el que, además de su reclusión tras la ruptura con el malagueño en el París de los años treinta, experimenta un amor platónico con un soldado norteamericano.

Picasso –al igual que hizo con otras varias amantes– destrozó en buena medida la vida de Dora, marcándola  para siempre de un modo absolutamente negativo. Al artista malagueño se le atribuyen 26 amantes estables en según que épocas de su vida, mientras se sabe que “pasaron por el catre” cientos de amantes femeninas de índole transitorio. Vamos, como un Julio Iglesias cualquiera de la vida.

Siete meses antes de fallecer, todavía Picasso coqueteaba con una mujer, ésta de raza gitana. Si algún artista fue capaz de hacer suyo un dicho, éste fue Picasso . Y el dicho es: “Genio y figura hasta la sepultura”.

Ni más, ni menos.

LA AMANTE DE PICASSO