Las prisas de Martiño “2.0”

|

SI a las pérdidas económicas se las denomina crecimiento negativo y a la emigración por culpa del desempleo movilidad exterior, a la purga se le puede llamar redistribución, recolocación o mudanza, pero no deja de ser una purga. Pero incluso cabe ir un poco más lejos y definir como mesa de la confluencia a la reunión en la que un jurado va a firmar una pena de muerte. Esa expresión es la que emplea En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué, para referirse al cumio en el que se aprobará la decapitación del exjuez y virtuoso de la gaita y la zanfoña Luís Villares. Y hay verdadera prisa por separar la cabeza del tronco del voceiro de la xente do común. De hecho, el jefe de la Marea del Sar, Martiño “2.0” Noriega apremia a sus conmilitones para que la reunión se celebre antes de fin de mes. ¿Para que tanta prisa? Para evitar que el arzobispo de Santiago o el mismísimo papa de Roma envíen un telegrama pidiendo clemencia. ¡Que descreídos nos han salido estos mareantes!

Las prisas de Martiño “2.0”