Una cuenta muy cara de pagar

|

El Fondo Monetario Internacional mostró ayer su temor por la situación en la que la pandemia está dejando a España. Para los expertos del FMI, nuestro país saldrá de la crisis con un déficit estructural de 60.000 millones de euros. La fórmula para el organismo es que el Gobierno mantenga las ayudas mientras dure la crisis. Sin embargo, ya sabemos que la intención del Ejecutivo no pasa por ahí. De hecho, ha rebajado de un modo sustancial los beneficios para los trabajadores y las empresas que recurran a un ERTE para evitar los despidos. Eso sí, el FMI, en el fondo, es un poco iluso cuando plantea como gran solución para nuestros problemas la mejora del mercado laboral. Demasiados años llevamos con el paro en índices que serían insoportables en la mayoría de los países civilizados, dedicando millones a solucionar esta

cuestión y, por supuesto, sin conseguirlo.

Una cuenta muy cara de pagar