Una recuperación muy difícil

|

cuando hace ya unos meses Pedro Sánchez anunció, en uno de esos solemnes y aburridos maratones televisivos a los que nos acostumbró durante el estado de alarma, que habíamos vencido al virus y que entrábamos en la nueva normalidad nos sentimos liberados. De repente, la economía española se ponía en marcha y, lo que parecía muy importante, lo hacía justo a tiempo para la temporada de verano. Para que el motor económico de este país, el turismo, comenzara a funcionar ayudando a la recuperación de esos sectores que siempre se hacen más remolones. Sin embargo, pronto llegaron los brotes, las dudas de Europa, los confinamientos y, de golpe, toda esa esperanza desapareció. No habíamos vencido al virus, lo habíamos dejado en suspenso mientras no salíamos de casa. Por eso, España está a la cola de la economía europea y es muy difícil que logre recuperarse pronto.

Una recuperación muy difícil