Las mentiras de los que viven instalados en el bulo

Alberto núñez Feijóo, con su mascarilla | aec
|

La verdad es que decir que Feijóo es una especie de Hitler es un poco desmedido. Lo era cuando Abascal lo acusaba de ser un peligroso nacionalista y lo es ahora cuando los negacionistas lo sitúan al nivel de cuidador de un campo de exterminio nazi. Y todo por culpa de la Ley de Salud de Galicia que, supuestamente, impondrá multas de 60.000 euros a quienes se nieguen a ponerse una vacuna. Vivimos instalados en la falacia y la media verdad así que, por supuesto, esto no es cierto. La ley en cuestión solo contempla, en determinadas situaciones muy concretas, que se pueda forzar a alguien a ponerse una vacuna, pero de lo que se olvidan es de que se tienen que dar esas características de especial gravedad que obliguen a tomar medidas excepcionales. Es más, pese a que la ley ha sido ya aprobada, si mañana alguien se niega a ponerse la vacuna contra el coronavirus no se le podría obligar a hacerlo, pero eso parece que los negacionistas no quieren que se sepa. A ellos les gusta más moverse en la mentira y la confusión.

Las mentiras de los que viven instalados en el bulo